viernes, 12 de julio de 2013

Proyecto "Un libro cada Viernes". El Lobo Estepario de Herman Hesse.





Lo primero que te advierte el "Lobo Estepario" de Herman Hesse, es que lo que leerás es "Solo para los locos". Una afirmación que sobresalta y de inmediato atrapa. O al menos así me sucedió a mi: Comencé a leer el libro muy consciente que había algo profundamente extraño, inquietante en la historia que tenía entre manos y que justo por eso, la novela tenía algo que decirme. La frase "Solo para los locos" se convirtió de hecho, en el estandarte que identificó lo que Hesse, en la voz de Harry Haller tenía que contarme. Un aviso, una advertencia quizá, muy semejante a esa otra que Dante Alighieri había hecho a sus preocupados lectores siglos antes, en la puerta del Infierno que les esperaba unas palabras más allá "Abandonad aquí toda Esperanza". Casi con el mismo tono de invitación un poco atemorizante, Hesse deja bien claro que "El Lobo Estepario" es una reformulación de la conciencia, una manera criptica de analizar la mente humana o muy probablemente, su simple comprensión del mundo.

Porque la novela "El Lobo Estepario" simboliza esa cualidad oscura y turbulenta del ser humano, ese otro rostro inquietante que habita bajo esa máscara de normalidad que nos empeñamos en llevar sin saber muy bien las razones. Hay quien insiste que "El lobo Estepario" no es más que una biografía disfrazada de Hesse. Y es probable que así sea: la manera como recorre los intricados caminos y carambolas de lo inusual y lo confuso de la mente humana, no parece ser casual, aunque las piezas solo encajen por obra de esa necesidad del autor de contar una historia complicada y dura. El temor, creando una idea que subyace bajo las palabras, que apenas se paladea mientras se avanza en una historia que desconcierta al lector página a página.


Una vez leí que el libro es un tratado de psicología disfrazado de novela. No dudo que pueda parecerlo, pero es sin duda una de sus ingeniosas máscaras para ocultar esa otra visión del espiritu del hombre que muestra de manera casi descarnada. Porque Harry Haller, el Lobo Estepario, es el reflejo de esa visión interior complicada y dura que todos padecemos a diarios, esa reflexión incesante y muchas veces descarnada del mundo que nos rodea. Y es que "El Lobo Estepario" no es una novela sencilla, muchísimo menos accesible: Es una meditación incesante de cada elemento e idea que rodea al personaje principal, un paseo por el Infierno mental y personal de este Lobo Estepario egoísta, violento, altanero, antisocial, agresivo, solitario, que dedica buena parte de su vigila - de la realidad - a cuestionarse, analizando cada aspecto del mundo y de si mismo a través de la única arma que conoce: la cólera y el desconcierto. Porque Haller, no deja de escribir y reflexionar un solo momento: En medio de su profunda tristeza, se debate en dudas y tormentos existenciales que parecen recrear no solo su mundo interior, sino lo que parece ser una enorme alegoría a la angustia, al sin sabor de lo cotidiano, a ese vacío existencialista que todos analizamos alguna vez. Entre la racionalidad y la locura, Haller parece encontrar un espacio para una mirada cínica y precisa sobre su propia confusión - ¿La Locura? - que lo sacude cada vez con mayor fuerza:  un debate interminable entre el comenzar el día siguiente o cortarse las venas con una cuchilla de afeitar.


Y con toda probabilidad, es esa oscuridad dura y pura del Lobo Estepario lo que hace al personaje femenino de la Novela, Armanda, su némesis, una antítesis completa de esa criatura solitaria y abandonada de la esperanza que se esconde detrás del rostro indiferente de Haller. Armanda es un torbellino de luz en la vida del Lobo: la figura femenina como vía de escape a la atmósfera opresiva de su forma de vida. Furiosamente vital, Armanda destruye todo paradigma y conclusión que hasta entonces sostuvieron a Haller en el filo de la cordura. Y lo arroja directamente a la disyuntiva de comprenderse quizás a través de ella, o por contraste de su visión de la realidad, que contradice completamente la suya.

No obstante, nada es tan sencillo en la historia que cuenta - o que desea contar entre reflejos y realidades aparentes - El Lobo Estepario. Nada es tan puro en interpretación ni mucho menos concreto. Porque tal vez el mayor mérito de Hesse al crear esta visión retorcida de la realidad sea una crítica durísima hacia lo que consideramos culturalmente aceptable, lo social como identidad, la temida normalidad:   la felicidad de la vida a través de la observación y disfrute de pequeños e inmediatos placeres, de la pasión y sensualidad, del sexo, del vino, de la droga. Una contraposición helada y sin cortapisas a esa visión reflexiva e inquietante del Lobo Estepario, de su aguda necesidad de encontrar sentido y quizás justificación a su parte más destructiva y dolorosa.


Sin duda,  "El Lobo Estepario" reflexiona sobre esa dualidad irreductible del ser humano - Luz y Oscuridad - pero más allá, los limites de la locura, la verdadera, la inquietante, la punzante, la que insiste en obsesionarlos en más ocasiones de las que podemos admitir. Y es que quizás, Haller - Hesse - solo intenta mostrar esa  construcción de mil rostros distintos que crean el alma humana, que se debaten en los laberintos de la mente, en medio de la necesidad de comprensión y más allá, una idea simple sobre la condición humana. Simple falibilidad.

¿Donde puedes comprar el Libro "El Lobo Estepario" de Herman Hesse?

He encontrado el libro en varias librerias de Ramo: una bonita edición de bolsillo a un módico precio de 150 bs. No obstante, la edición más bella la encontré en la Librería el Buscón, del Centro Comercial Paseo Las Mercedes, tapa dura y sobercubierta, a un precio de 450 bs.

Como siempre, ¿Quieres leer la novela en formato digital? Déjame tu dirección de correo electrónico en los comentarios y te la envío!

2 comentarios:

Laura Tovar dijo...

Cuando leí por primera vez Lobo Estepario tenía alrededor de 17 18 años y jamás lo olvide, es un libro que marca verdaderamente y la frase "Solo para locos" sin duda no pasa desapercibida tan fácil.

Te recomiendo Demian del mismo autor, es tan inquietante como Lobo Estepario.

Gran saludo.

Libicni Noemi Rivero Ortiz dijo...

Un libro que comienza con la frase "solo para locos" definitivamente tienes que leerlo.

Un cordial saludo

Publicar un comentario