lunes, 16 de julio de 2012

El prejuicio, la segregación y el machismo tienen un Ministerio: El Ministerio de la Mujer en Venezuela




A menudo, he tratado el tema de la identidad femenina, el machismo y otras topicos semejantes, en este , su blog de confianza. Lo hago, porque me preocupa profundamente el hecho que el prejuicio y la misogínia en mi país están lo bastante acendradas en la cultura popular, como para formar parte de una idea más o menos formal de rol. Por supuesto, en nuestra homogena, casi adolescente y desordenada sociedad, siempre hay discusiones al respecto: el machismo es percibido como un pecado venial y el extremo feminismo como un mal necesario, quizá consecuencia uno del otro. No obstante, jamás escribí estando tan inquieta, furiosa y sobre todo desconcertada como lo hago ahora. De manera que el posible lector tendrá que disculpar lo que diré a continuación, porque en esta ocasión la reflexión no intenta ser profunda sino visceral.

Resulta que en mi país, hay una seudo "revolución" ideológica barata y populachera que durante trece años, ha machacado conceptos como "igualdad, humanismo y solidaridad", como una metralla semántica que en algún momento dejó de tener sentido. Resulta que durante casi una década o algo más, esta "revolución" de lo publicitario, de lo comercial, de lo llano y lo vulgar, ha proclamado a los cuatro vientos que la mujer venezolana recibe del estado un respeto inédito en la historia contemporánea del país: desde el tratamiento del idioma se ha transformado por esta insistencia gubernamental en incluir al género femenino dentro de las ideas de  esta "transformación" política que sufrimos a medias, con esfuerzo y llena de fragmentos de pura ignorancia. Incluso tenemos un Ministerio dedicado a los asuntos femeninos, el llamado con toda pompa "El Ministerio de la Mujer Bolivariano". Nada mal ¿no es cierto? para un país con altisimas cifras de maltrato a la mujer, donde las violaciones son un delito silente y la mujer es considerada "madre" por encima de su identidad individual. Que gran avance ¿verdad? para este país de machos, donde la mujer "es para la casa" y los hombres "para la calle" y hay una idea patriarcal tan asimilada que incluso las mismas mujeres intentan justificarla con cierta amabilidad. Un gran avance sin duda. Un logro "revolucionario".

Pues justamente es este "Ministerio de la Mujer" quién ha publicado un panfleto misógino, machista, insultante, sexista e irrespetuoso, donde palabras más, palabras menos, habla del género femenino en términos tan ofensivos que me pregunto si los redactores tienen alguna idea real sobre el papel de la mujer Venezolana, en la historia reciente, en la vida común, en lo habitual del cotidiano que vivimos en este país. El documento, titulado "Género y sexo" y que esquematiza hasta lo irrisorio el papel y la identidad de la mujer Venezolana, contiene sentencias tan monstruosas y ofensivas como definir los roles de la mujer y el hombre de una manera tan primitiva y ridícula que solo provoca una hilaridad triste. Por supuesto, en el caso que como a mí, la furia no te abrume y el documento te provoque algo más que una sensación de cólera muda. Este pedazo de documento seudo educativo, habla de la mujer en términos tan retrogradas que mientras lo leía, sentí que nuestra sociedad, vista bajo el pobre cariz de una página infantil y chapucera, había retrocedido no solo décadas sino siglos, en lo que a los derechos del ciudadano se refiere. Porque aquí, no es una lucha de género, aquí no es una idea sobre la mujer y el hombre. Aquí hablamos de la destrucción de la base de los derechos civiles, sociales y morales, hablamos del hecho que el Ministerio que supuestamente debería velar por los derechos femeninos - ya de por sí, es bastante preocupante que deba existir un Ministerio que se ocupe unicamente de los asuntos de la mujer - tenga una percepción tan baja, cuasi medieval del rol femenino en Venezuela. Porque hablamos de un país, donde el casi el 70% de los hogares tienen al padre ausente, el país donde la mujer es padre y madre, el país donde la mujer está a cargo no solo de la crianza de los hijos sino además de la manutención, la educación y todo ese sin fin de pequeños cosas que forman el día a día, lo cotidiano, esa labor titánica que nadie ve. Esa es la mujer de este país, la mujer que no necesita emancipación histórica, porque este es un país de mujeres, un país femenino, donde el supuesto "rol" no existe, sino que solo importa para los ignorantes, los que utilizan la violencia como forma de poder, los que desconocen la inteligencia ajena, los que predican con la palabra pero ignoran el sentido de la diversidad.

Porque el vergonzoso documento que habla sobre lo que parece ser una política gubernamental de segregación, no solo humilla a la mujer llevandola a un papel superado hace siglos atrás, sino que ignora la diversidad, ignora a las minorias, creando una especia de idea social tan parecido a un totalitarismo de ideas burdo que desconcierta. ¿Que revolución de pacotilla es esta donde la igualdad de géneros no es más que una especie de máscara ridicula para cubrir lo vergonzoso de un pensamiento ideologico caduco, sustentado con pura ignorancia? ¿Que "proceso Político" añejo, primitivo, sufrimos, padecemos los ciudadanos, cuando somos clasificados en bases a roles y papeles rudimentarios? Produce una gran preocupación comprender y asumir que el Gobierno de este pais concibe a la mujer y a la diversidad social en general como un juego histórico de roles de valor. Que vergonzoso, que triste, que poco moral, en un estado que presume de su "humanidad". Que grosero, que repugnante que este gobierno donde el Jefe de Estado usa la palabra "femenino" como quién enarbola una bandera de campaña, reduzca a la mujer a un mezquino papel biológico tan pobre como insignificante.

Que insulto para la mujer independiente, inteligente, fuerte del comienzo del milenio. Las mujeres entre las que me cuento: las que nos educamos, nos definimos más allá de un "rol histórico" asignado por un estado retardatario y pobre de ideas. Que insulto contra las mujeres que día a día levantan este país con trabajo, sin necesidad de parir, cocinar, sacrificarse. Que mezquina mirada al mundo de la mujer fuerte, a la que rie, a la que ocupa su lugar en el mundo con todo orgullo. Y que bajeza la de este Gobierno en disminuir a la mujer de esta manera, de desconocer la diversidad, de simplemente reducir el mundo a un triste juego de papeles sexuales definidos por la ignorancia.

Solo siento verguenza, insisto. Y también una enorme necesidad de avanzar hacia algo más.

Por ese motivo, mi gran conclusión de este artículo es: ¿Tienes alguna duda de la razón por la que debemos votar?

Si quieres leer el documento en cuestión, haz click aquí 


6 comentarios:

Eleazar Rodríguez dijo...

Leí el documento, y te sugeriría que lo leyeras nuevamente. Lo que ellos comentan es la diferencia de los roles que no la impone el gobierno es algo cultural, son representaciones sociales (ver acá a Moscovici o Jodelet) que existen en la sociedad sobre lo que debe ser un hombre y una mujer (o una persona que nace con sexo masculino y femenino respectivamente) como bien apunta el documento de Género y Sexo, de hecho ellos lo comentan: "El Género es una Construcción Social y Cultura"
Y están apuntalando ahí que como construcción se puede cambiar y al final proponen que esto no tiene porqué quedar cristalizado en la sociedad sino que nos debemos preguntar nosotros mismo quiénes somos, qué sentimos, quién queremos ser, etc. al final están las preguntas.
Pero que las representaciones sociales sobre género en Venezuela sean esas no es culpa del gobierno, al menos no de este, de hecho muchas personas creen que es una ridiculez hablar de el/ella, humano/humana, doctor/doctora, pero no lo es, y es algo que antes de este gobierno no se veía. Las representaciones sociales en Venezuela están, quizás no en los medios en los que tu te desenvuelvas, pero esas madres trabajadores muchas veces están cumpliendo el rol de "sacrificio" del que están hablando en el artículo de Género y Sexo, algo típico de la concepción de madre en Venezuela.
No soy adepto al chavismo pero hay que aprender a reconocer lo que han aportado para comprender lo que todavía hace falta por hacer (que es mucho) en Venezuela.
Saludos

Miss B dijo...

Eleazar, no es culpa del Gobierno, pero apoyar semejantes ideas si lo son. No es culpa del gobierno la existencia sobre roles sociales caducos y primitivos, pero apoyarlos si lo es. No es culpa del Gobierno que exista la desigualdad, el oprobio y la idea que la mujer es "diferente" al hombre pero apoyarlo si lo es. Porque el hecho mismo que lleves estos conceptos a una página donde se supone se defienden los derechos de la mujer, es lo más irrespetuoso que he visto en años y lo es, porque la mujer venezolana, no es solamente esa idea targiversada de la sacrificada y la sumisa que no dudo que exista, sino un gran crisol de posibilidades que este ministerio, no incluye.

Las preguntas Eleazar, contenidas al final de la página, se hacen exclusivamente para ser respondidas según lo que acabas de leer, lo que me hace aun más preocupante el panfleto contenido en la página. ¿Donde estan las variables? ¿Las opiniones encontradas? ¿Donde están Eleazar las posibilidades que puedan contener los roles? No hay respuestas plurales, solo las que el artículo te sugiere y eso me parece terrible, doloroso y sesgado.

Por cierto, conozco a muchas madres solteras, de estratos sociales distintos. Y no se consideran sacrificadas, se consideran RESPONSABLES. Hay una diferencia semánticas en ambas cosas.

Gracias por leer y comentar.

Unknown dijo...

No leí el artículo, pero en mi país (argentina) en los tribunales penales y de familia están dando justamente el curso de genero y sexo, entendiéndose al sexo desde lo biológico y al género como una construcción cultural respecto a como se percibe cada sexo. La mayoría de los artículos que hay escritos tienen un eco muy machista, pero te digo que acá de no ser por la Comisaria para la Mujer, muchas mujeres no hubieran podido seguir adelante con juicios por violencia familiar, abuso sexual y violación. Si, es machista que haya una oficina solo para la mujer, pero peores son los "machos" que hay de policías que se le ríen en la cara a las mujeres que han sido víctimas de un delito.
No defiendo ninguna postura, pero hay ciertas cosas que son necesarias garantizar hasta que la igualdad exista en la mente de todos y no solo en la de algunos o de quienes le conviene.
Claro, que yo lo hablo como estudiante de derecho penal. Te dejo un link de un texto que tuve que estudiar en criminología por si te interesa, es de una autora española: http://www.nodo50.org/feminismos/IMG/pdf/Larrauri-mujer-ante-derecho-penal.pdf
Saludos! Florencia.
Pd. Escribís muy lindo.

Miss B dijo...

Hola Florencia!

Sí, conozco la postura y me parece que en Argentina se están dando pasos concretos para diversidad de género. Pero, sobre lo que comentaba es de una postura denigrante con respecto a la mujer que promueve una oficina dedicada...justamente a los asuntos de la mujer. En realidad eso es lo preocupante, más que los conceptos expresados.

Voy a darle un repaso al link que me envias.

Muy honrada que te guste como escribo! Gracias por leer y comentar!

Eliuska Mariel dijo...

Me dieron ganas de no ir más a la universidad y esperar que un hombre pensante e inteligente me haga un muchacho o dos para hacerles de cachifa toda la vida ¿Abogada para qué?

¡Qué indignación!

Miss B dijo...

Es algo terrible Eliuska! Y que una página de gobierno LO TOME como material didáctico es PREOCUPANTE, por decir lo menos!

Gracias por leer y comentar!

Publicar un comentario