lunes, 21 de diciembre de 2015

ABC del Fotógrafo curioso: Diez lecciones que aprendí como fotógrafo en el 2016.






Durante este año, debido esencialmente a que he tomado riesgos con respecto a mi expresión fotográfica, he aprendido muchísimo sobre la forma de metaforizar y crear ideas personales a través de las imágenes. Ha sido un largo y complicado trayecto en reflexionar sobre lo que hasta entonces había creado como fotógrafa y preguntarme hasta qué punto, podía reinventar mi trabajo, elaborar toda una serie de ideas sobre mi misma y basadas en mi experiencia autoral. El resultado fue una comprensión mucho más profunda sobre mi identidad como artista, y sobre todo, como creadora visual.

No obstante, mi mayor aprendizaje durante este año fue llegar a un nuevo nivel de respeto no sólo por la fotografía sino por todo lo que simboliza en mi vida, lo que sostienen y lo que hasta ahora, me ha brindado. Un recorrido profundo hacia lo que deseo crear como fotógrafa sino también, la manera cómo percibo mi trabajo.

¿Qué fue lo más valioso que me enseñó este año sobre la fotografía? Lo siguiente:

* A crear asumiendo el valor de la fotografía como arte:
La fotografía no es un conjunto de ideas sueltas, es un concepto. Este año fui mucho más consciente que nunca que incluso en el trabajo más comercial, la identidad y el concepto sostienen la imagen desde el origen. Y es que toda imagen, es una confrontación entre percepciones de la realidad y la manera como analizas visualmente los conceptos que la construyen. Entre ambas cosas, existe una capacidad para construir símbolos que se basa en la investigación, en las referencias personales y en la comprensión de la capacidad autoral como fotógrafo. En otras palabras, la fotografía es un medio de expresión artístico y estético. Respetalo como tal. Y disfruta de la capacidad expresiva que puede ofrecerte una buena fotografía.

* La fotografía siempre se renueva.
Y lo hace porque crecemos con nuestras imágenes. Si tus trabajo fotográfico es exacto al que realizabas hace diez años, preocúpate. La fotografía es un arte dinámico que se alimenta de tus referentes y puntos de vista. Aliméntate de lo artístico como ingrediente fundamental de lo que creas. Disfruta de buen cine, de tu música favorita. Investiga y analiza el arte pictórico como referencia esencial de lo fotográfico. Comprende que la fotografía es una imagen inmediata basada en todo tipo de transformaciones personales y referenciales que construyen un sistema de símbolos visuales en constante reformulación. Y recuerda, que una fotografía es una idea que se sostiene sobre tu capacidad para asumir tu propia evolución intelectual. Crear es un eterno descubrimiento y en el caso de la fotografía, una interminable capacidad para sorprender.

* La fotografía es un concepto.
Lo repito de nuevo: una fotografía poderosa no es sólo una imagen atractiva. Es un conjunto de elementos que gracias a un cuidado equilibrio, construyen una idea, una opinión, un mensaje, una crítica. Si te parece que la fotografía sólo debe mostrar un buen ángulo y una imagen que le guste a tu posible espectador, estas no sólo perdiéndote de lo que la fotografía puede ser como vehículo de expresión sino también, como evidencia estética.

* La fotografía requiere trabajo e investigación.
No se trata sólo de levantar la cámara y probar que “tal nos va” con una fotografía o una imagen. Es un arte elaborado, bien pensado y meditado. Es una reconstrucción de ideas que se sustentan en base a cómo elaboras y sustentas las ideas. Y al hablar de investigación, me refiero a leer sobre la filosofía y el ideario de la fotografía, analizar de manera consecuente las implicaciones del lenguaje visual, a mirar tu trabajo desde la crítica antes desde la condescencia. Y no, Pinterest — y otras plataformas semejantes — no son un buen lugar para investigar. O al menos, no uno que te brinde una educación fotográfica lo suficientemente sustentable para crear una percepción visual profunda.

* La fotografía es un arte íntimo, audaz, poderoso.
No sólo implica crear una imagen blanda y superficial que se parezca a tus referencias favoritas, sino en revisionar y reconstruir lo que admiras para brindarle una identidad nueva. Es una alegoría, una metáfora, una fuente de cuestionamientos.

* La fotografía requiere esfuerzo, educación y pasión.
Y si crees que sólo se trata de tener una cámara y matar tiempos de ocio fotografiando, no sólo menosprecias la fotografía, sino que además la banalizas. La educación fotográfica no se trata sólo de lo que te podría enseñar a utilizar mejor tu herramienta fotográfica — que podría serlo — sino también de analizar el arte visual como una expresión artística por derecho propio.

* La fotografía es un arte de observación.
Se trata de asumir los espacios y la identidad desde lo original, de encontrar dimensiones nuevas de lo que puede ser una imagen. Si te limitas a copiar lo que está “De Moda” o lo que te parece es “bonito” (sin aventurarte más allá de eso), estás convirtiendo la fotografía en un pasatiempo muy caro sin mayor sustancia. La fotografía requiere una mirada profunda de la realidad y no sólo hacia las fotografías que admiras o cómo quisieras asombrar a tu posible espectador. Analiza tu trabajo fotográfico como un trabajo sostenido, una expresión consecuente. Un mensaje poderoso. No lo minimices o lo simplifiques.

* La fotografía es cosa de todos los días.
El cotidiano puede ser tu mayor fuente de inspiración. Y no necesariamente eso la simplifica, sino que en realidad la enaltece y la hace más compleja. Lo que miras todos los días es parte de tu aprendizaje, tu crecimiento y tu manera de percibir al mundo. Comprende el valor del auto documento, de la mirada que analiza y sobre todo, la creación fotográfica que parte desde lo aparentemente simple.

* La Fotografía es esperanza.
Y por tanto, habla de ti, de quien eres y cómo ves el mundo. Encuentra una forma de hablar sobre tus historias, espacios y elementos de tu identidad de forma tal que sean inconfundibles, sustentados sobre un discurso coherente y un lenguaje íntimo.

* La fotografía sana, cura, enaltece, ennoblece. Es un ideal.
La fotografía no es sólo para mostrar un bello vestido y lo bien que te quedan tus zapatos nuevos. Es una expresión de comunicación y un conjunto de ideas trascendentales que desarrollas a través de un esfuerzo de imaginación. De manera que no banalices lo que puedes expresar con la fotografía y al contrario, construye una idea lo suficientemente profunda como para asumir que la imagen puede ser una pieza de arte — personal, intelectual e íntima — por derecho propio.

Aprender sobre la fotografía es un trayecto personal y este año descubrí, que además se basa en la noción de como crear y construir una forma única de mirar al mundo. Todas las posibles permutaciones que muestran las particularidades de nuestro mundo interior. Gracias a todos los fotógrafos que me enseñaron con el ejemplo, a lo que me educan con su pasión y constancia. A todos los que hicieron de este año en imágenes una aventura extraordinaria, a cada una de las imágenes que sustentan mi paisaje visual. Porque al final de todas las cosas, un fotógrafo es un artista en eterna búsqueda de un momento perfecto y más allá de eso, un lenguaje Universal.

1 comentarios:

Unknown dijo...

Un Artículo de fotografía con una sola foto ?

Publicar un comentario