domingo, 30 de diciembre de 2012

Las cinco cosas prácticas que aprendí sobre fotografía este año.





He comentado en varias ocasiones, en este su blog de confianza, que este año fue para mi de un sostenido crecimiento fotográfico. Dejé atrás algunas de mis antiguas preocupaciones y comencé a formularme algunas preguntas nuevas, lo que siempre en refrescante. Pero en ese aprendizaje de todos los días, encontré que hay mucho de volver a lo básico, a lo práctico, y más aun, lo que se considera evidente - y a veces no lo es tanto - en el proceso de comprender a cabalidad cualquier disciplina. Y en fotografía, esa revisión digamos, de lo que creíamos aprendido y de lo que damos por sabido, hay mucho de construir una visión personal de lo que hacemos como creadores visuales y más allá, como eternos estudiantes de una técnica - arte que se reinventa a diario. Así que podría decir que mucho de lo que aprendí este año, tiene que ver con ese "volver atrás" y repasar esos conocimientos que parecen son evidentes, dentro de mi educación fotográfica.

¿Y cuales son las cinco cosas invaluables que aprendí en fotografía este año? Podrían resumirse así:

1) De lo básico a lo complejo:

Muchas veces, escucho a fotógrafos - sobre todo, y por increíble que parezca, a los más jóvenes - insistiendo en que no necesitan aprender de manera formal lo que suele considerarse la base de una buena educación fotográfica: me refiero claro está al uso de su cámara y los conceptos esenciales - técnicos y teóricos -  de la fotografía. Resulta preocupante, encontrar que muchos fotógrafos consideran innecesario un aprendizaje metódico y sobre todo, organizado sobre el funcionamiento de su equipo y otros conocimientos básicos dentro del mundo de la fotografía. ¿El Resultado? La técnica convirtiéndose en obstáculo para la creación visual más elemental.

De manera que si algo aprendí este año fue a comprender que la fotografía, como cualquier otra profesión, necesita una base solida de conocimientos que te permita un crecimiento idóneo. De hecho, pasé buena parte del año estudiando a profundidad desde el funcionamiento de mi cámara hasta cosas que asumí básicas como composición, paleta de colores y otros conceptos que me permitieron no solo mejorar ciertas ideas visuales que por muchos años consideré poco importantes, si no también, comprender la fotografía como un conocimiento que necesita pulirse  - y mejorarse - constantemente.

2) Educación antes de Equipo:

Relacionado con lo anterior, se encuentra un punto que al menos en mi país se debate mucho: la compra de equipo fotográfico en contraposición a la inversión en educación como creador visual. No es un punto sencillo. Las escuelas de fotografía en mi país son un fenómeno más o menos reciente y las opciones fueron por mucho tiempo escasas y costosas. Para muchos fotógrafos venezolanos,  tanto profesionales como amateur, hay una disyuntiva constante entre invertir en equipo de última tecnología o intentar educarse de la mejor manera posible, y casi siempre, la tentación de la cámara con más megapixeles o el lente más costoso, termina siendo mayor que la de volver a las aulas de clase para educarse en lo que muchos consideran una profesión empírica.

Lo que aprendí este año - o mejor dicho, reafirmé - es que la mejor inversión que puede hacer un fotógrafo es la de educarse. Acumular equipo  no mejorará tu desempeño profesional y si no lo sabes utilizar de la manera correcta, lo más probable es que se convierta en un obstáculo al momento de crear y construir un lenguaje visual.

3) Referentes no fotográficos:

Es natural que un fotógrafo sienta una sincera admiración por fotógrafos históricos, icónicos o de renombre. No obstante, este año aprendí que lo mejor que puedes hacer en beneficio de tu lenguaje fotográfico es tener referentes que no sean solo fotográficos  Recuerda: La idea visual de la fotografía está directamente relacionada con la pintura y echar un repaso al mundo de las bellas artes, siempre te brindará una manera nueva de comprender el hecho visual como tal. De hecho, una vez leí que el mejor fotógrafo es aquel que utiliza los cinco sentidos al momento de crear, de manera que: escucha buena música, lee poesía y literatura variada, intenta crear a partir de la inspiración súbita o espontánea.Tu lenguaje fotográfico se enriquecerá muchísimo tomando referencias de un lugar tan único como lo es tu propia imaginación.

4) Trabaja en tu propio estilo: 

El estilo fotográfico es un concepto tramposo: pocos lo tienen, pero todos podemos reconocerlo. ¿Como es eso? La idea es de una simplicidad un poco desconcertante: El estilo fotográfico pareciera ser "eso" tan sutil pero evidente que define nuestro trabajo fotográfico. Pero no resulta tan sencillo hacerlo cuando diariamente estamos bombardeados por imágenes  una cantidad demencial de información visual que muchas veces nos satura, no solo como espectadores si no como posibles creadores. De manera que, el estilo, es lo que nos permite luchar en medio del anonimato visual para crear algo propio, reconocible. ¿Como se logra algo tan esencial? Aparentemente, nadie lo sabe con mucha claridad pero en lo que todos los autores que he leído están de acuerdo es que el estilo se logra con una profunda mirada: al mundo, a nosotros mismos, a nuestra manera de crear. Así que inténtalo  encuentra ese elemento, esa linea, esa visión que te distinga sobre  ese gran mundo de imágenes en el que nos hundimos a diario. Dedica un poco de tiempo y dedicación, a la manera como hablas a través de tus fotografías y sobre todo, crea. Tener un estilo pasa por encontrar esa originalidad indispensable a la hora de construir un lenguaje visual.

5) Tómate en serio:

Si pudiera decir cual fue mi mayor aprendizaje este año fotográfico, diría fue justamente este: comprender que la fotografía forma parte de mi vida. Y aceptarlo, no solo como una idea espontánea, un hobbie apasionado, si no como un elemento esencial en mi manera de ver el mundo. Tomarte en serio como fotógrafo te permitirá no solo crecer, si no madurar, a nivel visual, personal y sobre todo, en la búsqueda de ese elemento que te define como fotógrafo. Una manera personal de definir tu manera de construir tu mundo a través de imágenes, y más allá, tu propia percepción del mundo visual.

¿Aprendizaje sencillos? ¿Obvio? Quizá, pero estoy convencida - y cada vez más - que crecer en el mundo de la imagen implica, más que mirar hacia afuera, volver la mirada hacia ese vasto mundo interior que nos pertenece. Y asombrarnos, seguramente, con lo que encontramos allí.

C'est la vie.

1 comentarios:

Antonio Navarro dijo...

Muy genial y real Gracias por compartirlo..

Publicar un comentario