domingo, 6 de enero de 2013

¿Eres ciclista Urbano? Conoce como se vive el ciclismo en latinoamerica





Si usted mi apreciado lector, me sigue en alguna red social o leyó lo que escribí hace pocos días en honor a mi amiga Gabriela Aguilar, sabrá que debido a un lamentable accidente callejero, ella se encuentra ahora mismo en coma y superando una gravísima lesión cerebral. Es muy doloroso esta lenta espera por su mejoría: los pronósticos médicos insisten en que su recuperación será progresiva y ahora mismo, no hay un criterio médico unánime sobre las posibles secuelas que podría sufrir - o no, como todos esperamos - luego que logre superar su cuadro médico. Con todo, sus amigos y familiares continuamos aguardando que Gaby recupere la conciencia, la salud y nos recuerde que la esperanza siempre es cosa buena, siempre es algo valioso que llevar entre las manos en los momentos más dolorosos.

Debido a todo lo anterior, durante los últimos días no he hecho más que pensar como ocurrió un accidente semejante. Sé muy bien que muchas veces este tipo de circunstancias son productos de un inevitable azar, pero lamentablemente en el caso de Gaby, hay un ingrediente de negligencia que me indigna. Porque como dije hace días, la situación que Gaby vive hoy, se pudo haber evitado. De tomarse las medidas de seguridad responsables, Gaby hoy podría estar maltrecha y lastimada pero contando su aventura como una de las tantas que vivirá en el futuro. De manera que lo que me enfurece, lo que me angustia, es que el movimiento ciclista caraqueño, o al menos una parte de él, está impulsando la negligencia, el descuido y la irresponsabilidad en virtud de una pretendida "ideología" que hoy, tiene una victima. Y que doloroso es pensar que lo que puede ser un movimiento joven y fresco que permita  a la ciudad mirarse de una manera nueva, una bocanada de aire para todos los ciudadanos de esta ciudad árida y dura, sea solo el recuerdo de un accidente como el que mi amiga Gaby sufrió y cuyas secuelas padecerá en el futuro.

Anoche, una de mis lectoras, me dejó un comentario en una entrada anterior donde tocaba el mismo tema ( y que puedes leer aquí ) muy esclarecedor sobre lo que sucede en algunos de los  movimientos de ciclistas urbanos de Caracas. Su comentario, no solo resume lo que expongo más arriba, si no además demuestra que en nuestro país el ciclismo urbano está siendo desvirtuado para convertirse no en una actividad como comunidad, de fraternidad y esparcimiento, si no en un grupo cerrado con ideas irresponsables sobre la seguridad y sobre todo, el resguardo de la integridad de sus miembros. 

Totalmente de acuerdo. En grupos de discusión de ciclistas urbanos se habla de la idea de "no excluir" por no usar casco, pero más allá de "no excluir", se trata de exhortar, de alentar como grupo organizado. Había incluso quien decía que sacar a colación el tema era llevarlo al plano personal y que desunía al grupo. Yo no pienso que sea así, pienso que la discusión y el debate nutre a la sociedad y que estas cosas no deben pasarse por alto, en especial cuando hay casos como este. Usar casco no es una opción, pues en todo caso también está la opción de no usar cinturón de seguridad cuando se va en carro y aún así la gente no lo usa ni exige a sus pasajeros que lo lleven (incluso a los de atrás). Aún así es responsabilidad del conductor exigírselos e incluso negarse a llevarlos, pues si pasa algo, es el conductor, el responsable del vehículo quien va preso, incluso por homicidio culposo o negligencia. En el caso de un grupo de personas que van en vehículos independientes, incluso podrían caer en negligencia (legalmente hablando) permitir que esa persona asuma el riesgo, pero la libertad es más responsabilidad que hacer lo que a uno le dé la gana. Claro, estoy hablando en un caso ideal en el que pase algo, pero esa es la idea de los dispositivos de seguridad, porque las cosas no pasan sino ocasionalmente. Y tristemente aquí las cosas tienen que hacerse ley para que el "sentido común" se cumpla, incluso a medias: he visto a más de un motorizado ponerse el caso al entrar a Chacao, a otros más ponérselo como sombrero (sin abrochárselo) y a otros ponerse el cinturón sin abrochar (y con los pasajeros sin cinturón) y del celular ni hablar. Eso refiriéndonos a lo legalmente regulado. Por eso queda en nosotros la responsabilidad de crear conciencia. Incluso, me atrevo a decir que con el casco no basta, también hay que usar chaleco y guantes de manera obligatoria. Y bueno, mis mejores deseos para Gaby. 

¿Es comprensible - admisible - lo que comenta Ana? ¿Que una medida de seguridad básica como es la utilización del casco de protección se lleve a un terreno de discusión ideológica  ¿Que ocurre con la prioridad que todo grupo que se precie de humanista y comunitario de cuidar y resguardar a sus miembros? ¿Por qué este grupo y otros semejantes no se responsabilizan por la integridad física de sus seguidores e insisten en la necesidad de evitar un daño físico severo debido a la negligencia? Son preguntas que me hago mientras intento entender el motivo por el cual un grupo que se autodefine como "transformador de la realidad urbana" le parece menos importante la seguridad integral de sus miembros que sus principios programáticos. Preocupa, que este conglomerado no pueda responsabilizarse no solo con respecto a la seguridad de sus miembros si no que promuevan la ideología antes de la seguridad personal.

El Ciclismo Urbano en latinoamerica:

Como dije, durante los últimos días, me he dedicado a investigar el mundo del ciclismo urbano, en un intento de comprender no solo su manera de ver el mundo, si no además, que desean expresar como grupo. Y lo que me encontré es que el ciclismo urbano, es de hecho una forma de vida en latinoamerica. Ciudades como   Santiago de Chile, Sao Paolo, Rio de Janeiro, Buenos Aires, tienen comunidades de ciclistas bien establecidas, que coexisten con la ciudad y además, ofrecen al ciudadano común otra alternativa al caos vial y a la dureza urbana que hoy por hoy define a nuestras ciudades. Y no obstante, este compromiso con la ciudad humanista, de la ciudad del ciudadano para el ciudadano, incluye un compromiso prioritario con la seguridad del ciclista. De hecho, lo que me asombro - y me entristeció, por la carencia del mismo ideal que vive Caracas - es la insistencia en que parte de esa nueva idea sobre la ciudad posible, pasa definitivamente por cultivar la responsabilidad personal del individuo, como parte de un grupo. El Ciclista Urbano Méxicano, argentino, chileno, brasileño cuida de si mismo para dar el ejemplo, cuida de si mismo con la responsabilidad que exige a la ciudad, cuida de su grupo y amigos para demostrar y predicar con el ejemplo, que la seguridad y la convivencia pasan por comprender el poder de la decisión de crear algo bueno a partir de una decisión personal.

¿Que encontré revisando y leyendo diversos manuales del ciclismo Urbano alrededor del mundo? Ideas muy interesantes que creo el ciclista caraqueño debería tener muy presente:

1) El uso del casco, rodilleras y otros equipos de seguridad son indispensables y de carácter obligatorio: Y por supuesto, nadie ignora el costo que puede tener artículos parecidos en nuestro país. Pero la pregunta que me hago: de la misma manera como se crearon grupos de ayuda para ayudar a comprar bicicletas menos costosas ¿No es posible buscar maneras y formas de adquirir equipo de seguridad a bajo precio? ¿No puede la movida ciclista caraqueña incluir en sus principios que la seguridad es primordial y la colaboración ideal y que sea parte de su manera de ver el mundo? 

2) Las medidas de seguridad al conducir son necesarias y se exigen para formar parte del grupo: No solo se trata de tener una bici, se trata de tener la responsabilidad de ser un ciclista Urbano. En todos los manuales de ciclismo urbano que consulté, se insta al ciclista a conocer las leyes, a conocer las calles que transitará, a tratar de cuidar su integridad física día a día. ¿Es acaso comprensible que los grupos de ciclistas caraqueños dediquen sus discusiones a la "unión y desunión" del grupo o a ideas políticas antes de concentrarse en lo realmente importante?

3) Se fomenta la convivencia, el conductor de automóvil no es el enemigo: Y se insiste en que la responsabilidad del ciclista es asumir que todos somos parte de lo que se llama un ecosistema urbano. Esto implica por supuesto, asumir los riesgos de la ciudad donde vives,  tener muy en cuenta las ventajas y problemas que puede producir la ruta que escoges. Aceptar que la responsabilidad como ciclista comienza comprendiendo tu ciudad.

4) Ningún ciclista urbano bebe o utiliza sustancias alucinógenas al conducir una bicicleta: por la simple razón que conducir bicicleta requiere habilidad, agilidad y sobre todo control. Una bicicleta fuera de control es casi tan peligrosa para el ciclista como un automóvil para un conductor ebrio. 

¿En resumen? El ciclista Urbano es el promotor de una nueva manera de vivir la ciudad, de recuperar principios e ideales de convivencia, unión y sobre todo, respeto no solo a su ciudad como parte de su vida, si no hacia sus compañeros y amigos, como parte de su visión. Tu, ciclista urbano ¿Lo estás haciendo? ¿Estas realmente comprometido a construir una ciudad nueva a dos ruedas?

Si lo estás, entonces toma responsabilidad sobre ti mismo. Es la mejor manera de homenajear este nuevo ideal urbano en el que quieres vivir.


Para leer: 

5 comentarios:

Nando Calderón dijo...

Incluso, yendo más lejos, en Uruguay recién aprobaron una ley para que sea OBLIGATORIO el uso del casco de seguridad en los ciclistas.
Saludos!

Miss B dijo...

Exactamente Nandito: la idea de proteger al Ciclista y fomentar la seguridad se está imponiendo. Gracias por leer y comentar!

Eliuska Mariel dijo...

Increíble que una actividad sana, ecológica y que permite el avance cultural de una ciudad se convierta en un arma de doble filo por la irresponsabilidad y el empeño del venezolano de hacer todo a su modo "porque aquí somos así" "vivalapepa" "eso no me va a pasar a mi" es muy triste, y lo peor es que si critican al motorizado sin casco o al conductor de carro sin cinturón, como si el ciclismo no tuviera ningún riesgo, si lo vemos como un deporte pues todo deporte tiene reglas y en éste el uso de los implementos es una, si lo vemos como un estilo de vida para avanzar hacia un país más eco-friendly pues con más razón debes cuidar de ti mismo y demostrar actitud responsable. Dicen que es una decisión personal el usar casco, que no debe penalizarse el no usarlo, como estudiante de derecho pienso que el uso de los implementos es algo que debe promoverse desde la cultura y no por imposición de la ley, aunque andar en bicicleta sea equivalente a manejar moto, pero me parece que es un tema más educativo que de prohibición, es tan simple como que sabes que hay cosas que te pueden joder y tú decides qué actitud tomar ante eso.

Creo que a veces nos confiamos demasiado (yo porque me pongo paranoica y uso cinturón hasta cuando voy en el asiento trasero de un carro) pero en general los jóvenes creemos que no hay riesgos, que las desgracias le pasan a otros; Gaby lamentablemente no previó lo que podía pasarle y asumió el riesgo, espero que logre salir de ésto lo mejor posible, no la seguía pero sé por lo que he leído que era un persona de bien y créeme va a superar ésto.

Toca hacer campaña tal cual como con los motorizados, promover comportamiento responsable y seguridad urbana.

Saludos.

Miss B dijo...

Hola Eliuska! Es que justamente mi enorme preocupación es la manera como se menosprecia el tema de la seguridad en parte de la comunidad de ciclistas urbanos de nuestra ciudad. Alguien me comentaba por twitter, que el ciclismo urbano no es un club social donde puedas imponer reglas. Esta bien, puedo entenderlo. Lo que no entiendo y me parece muy preocupante, es el hecho que no se fomente, como parte de la dinámica del grupo, medidas de seguridad mínimas: el uso del casco, el insistir en que no se maneje bicicleta luego de haber bebido, llevar luces fluorescentes en lugares visibles. ¿Como puede priorizarse la unidad del grupo antes que la seguridad de sus miembros? Me parece inaudito y sobre todo irresponsable.

Gracias por leer y dejar tu interesante comentario por aquí!

Miguel Viamonte dijo...

Hola! La verdad que me llamó mucho la atención tu entrada, sobre todo por que, a pesar de que no conozco a Gabriela, me inspiro mucho leer sus anecdotas en tumblr antes de atreverme a salir con la bici por Caracas. Espero se mejore pronto!! Fíjate que yo también llevo un blog, pero solo de ciclismo urbano y nunca he dedicado una entrada exclusiva respecto al tema de seguridad. Luego de leer lo que comentas me tomaré la tarea de dedicarle un poco a ese aspecto, aunque, desde siempre, he usado el casco cuando salgo con la bici. Saludos y les dejo mi blog en caso de que quieran visitarlo! http://caracasplegable.blogspot.com
Atte,
M.V.
@CiclistaBizarro

Publicar un comentario