domingo, 19 de junio de 2011

Porque me pareció que "Paranormal Activity II" No era tan mala ( pudo ser peor )




Como suelo repetir a menudo, en este su blog de confianza, soy una amante del género del terror. Disfruto el terror con el mismo espiritu deportivo y pasión que muchisima gente el género romántico o de aventura. Supongo que algo hay de esa necesidad de intentar comprender el miedo como algo más que una sensación: quizá una imagen, un concepto que pueda explicar ese escalofrio que todos hemos sentido al escuchar un sonido a medianoche o ver una sombra que no deberia estar allí. Cual sea el caso, el terror es un género que permite un variado análisis, infinitos planteamientos y lo que es aun mejor, una enorme capacidad para reinventarse asi mismo. 

De manera que cuando se anunció la segunda parte de "Paranornal Activity" ( pelicula que consideré con posibilidades pero resulta con facilismos demasiados convencionales ) me decidí a verla por dos razones especificas: la curiosidad que me despertaba cual sería el planteamiento en esta oportunidad - ¿como podría construirse una secuela cuando uno de los personajes principales, de los únicos dos que formaba el casting,  estaba muerto? - y si conseguiría de alguna manera construir un discurso coherente con su predecesora. Para mi sorpresa, la nueva entrega de lo que parece una franquicia naciente cumplió ambas expectativas, y aunque la trama continua siendo torpe, poco contundente y con fallos de ritmo, igualmente me agradó mucho más que la anterior, y por tres razones especificas:

1) Origen del miedo: Mientras que Paranormal Activity carecia de cierta sustancia y una construcción verosimil a pesar de la insistencia de su director de crear un ambiente de "normalidad" sin lograrlo nunca, su secuela no lo intenta en absoluto. Desde el principio, la enorme casa se nos presenta amenazante, en su amplitud y soledad, los colores pálidos, la cierta inquietud que produce de los amplios espacios repletos de muebles lujosos. Y mientras los personajes se presentan asi mismos en un prologo simple pero eficaz, la casa jamás se muestra con la simplicidad de la anterior entera: el preambulo comienza pronto y la presencia de Kathie - la chica acosada por el espiritu inquieto en la primera oportunidad - nos abre un arco narrativo nuevo. La narración posee todos los atributos de una secuela pero sin construirse enteramente sobre la historia previa. Y aunque evidentemente la trama gira en torno al mismo planteamiento, los recursos de su secuela - aunque los hechos ocurren en un punto cronologico anterior a la primera pelicula - el director tiene la habilidad de crear un ambiente propio, una idea levemente inquietante sobre terreno conocido.

2) Un reparto coral: Mientras la primera pelicula intentaba crear un clima de claustrofobia y angustia mediante el progresivo aumento de la tensión en torno a la pareja protagonista, la secuela nos presenta a un elenco coral, quienes comparten el protagonismo en distintos momentos de la pelicula. Y aunque pareciera siempre que el sempiterno observador anónimo de la cámara objetiva posee la capacidad de mostrarnos lo que ocurre con una estremecedora frialdad, la visión de sus protagonistas se hace presente en momentos algidos, profundamente inquietantes. No obstante que la pelicula jamás consigue crear un clima de verdadero terror - tampoco lo consiguió su precedesora - la tensión de la historia se levanta por si misma y crea una idea dura, consistente que se desarrolla a si misma con cierta facilidad.

3) Atando cabos: Las secuelas muchas veces intentan explicarnos el origen de muchas de las cosas que probablemente qiuedaron un poco inconclusas en la anterior entrega: Paranormal Activity II no escapa a este axioma pero lo hace con habilidad, incluyendo elementos para construir una nueva historia que no solo podría sostener su primera entrega, sino además crear un pequeño atisbo de metalenguaje sobre la temática de ambas peliculas. Y aunque el cuarteto de guionistas - los desconocidos Michael R. Perry, Christopher Landon, Tom Pabst y el director de la primera entrega Oren Peli - caen en lugares comunes y facilismos carentes de verdadera solidez, el hilo narrativo posee una estructura válida e incluso, por momentos consistentes. Y aunque el final termina abriendose en un nuevo arco narrativo que nos anuncia una tercera parte - que supongo tendrá las mismas caracteristicas que sus anteriores entregas - la trama no pierde por ello su estructura. La primera y la segunda parte construyen un puente narrativo comprensible y aunque es previsible cual será el tema de la tercera, aun asi, este "cabo sin resolver" no segmenta la acción y mucho menos, resta cierta coherencia al producto final del film.

¿Podría decir entonces que Paranormal Activity me pareció una buena pelicula? realmente no, pero debo decir que a la vista de su predecesora, pudo ser peor. Tal vez se deba a que el producto no deseaba sorprender, y se dedicó a jugar con ciertos rasgos tipicos de la pelicula de terror con mucha habilidad o que solo, simplemente no abuso de los tópicos. El caso es que simplemente es una pelicula de terror que aunque no sorprende ni emociona en exceso, no decepciona.


1 comentarios:

El Universitario dijo...

Vi PA II antes de ver la I (que casualmentevi ayer). Concuerdo en que la segunda parte es más "coherente" en la interacción de los personajes con la casa y con el ente. A mi me gustó PA II. Sin embargo, y como es típico en este género, el final en ambas es bastante flojo.

Interesante blog. Seguiré pendiente de las recomendaciones.

Publicar un comentario