lunes, 24 de octubre de 2016

ABC del fotógrafo curioso: Lo que hace un Verdadero Fotógrafo (Todo lo que necesitas saber para tener una sesión fotográfica sin sobresaltos)





Durante buena parte de mi vida, he formado parte del mundo de la fotografía. Como entusiasta, estudiante (que continúo siéndolo como cualquier fotógrafo que se precie), profesional y profesora, puedo decir que conozco el mundo fotográfico lo suficiente para saber que el respeto hacia el talento es una de las reglas de oro en cualquier ambiente de creación visual. Un modelo no sólo es considerado parte del equipo sino que además, un miembro imprescindible a quien se le brinda todas las facilidades y consideraciones para que pueda interactuar con la cámara de la manera más cómoda y profesional.

Por ese motivo, me asqueó y me preocupó un mensaje que hace poco leí a través de las redes sociales, en el cual un hombre que se identifica así mismo como fotógrafo pero que evidentemente sólo es un depredador sexual, describe una situación de acoso y abuso amparándose en lo que llamó “una entrevista de trabajo”. Menciona que “necesita tocar los pechos y caderas de las modelos para comprobar si son perfectas” y agrega todo tipo de señalamientos de menosprecio hacia el cuerpo de la mujer. No conforme con eso, además insiste en que “únicamente fotografía mujeres hermosas y muy jovenes” y que jamás fotografiará “a una mujer fea y mayor de treinta años”, por lo que se dedica a reclutar chicas entre los dieciseis y veintiún años. Además del hecho que todo lo anterior implica delito de enorme gravedad — porque eso es lo que es, sin más ni menos — también es una peligrosa distorsión sobre lo que puede ser la relación entre fotógrafo y modelo, que creo conveniente aclarar.

De manera que si eres modelo, aspiras a serlo, deseas una sesión fotográfica o un Book para tu CV, ten en cuenta:

* Conversa con el fotógrafo antes de llevar a cabo la sesión:
Un fotógrafo es un profesional de la imagen que trabaja con ideas y conceptos, por lo que una entrevista previa — dos o tres quizás — le permitirán analizar junto al modelo lo que desea expresar a través de las futuras fotografías que llevarán a cabo juntos. La conversación además, es una forma de establecer cierta confianza y confirmar si tanto uno como el otro, tienen la misma visión sobre la imagen y podrían trabajar juntos con toda comodidad. Presta atención a la forma como el fotógrafo se refiere a tu rostro, cuerpo y tu identidad en general: No permitas que utilice frases denigrantes sobre tu aspecto físico, como luces o la ropa que llevas. Si lo hace, no se trata de alguien a quien puedas confiarle tu autoimagen. Aunque te parezca poco importante, es un detalle primordial para desconfiar de las intenciones de quien sostiene la cámara.

* Un VERDADERO fotógrafo jamás te mirará como un trozo de carne o un objeto sexual.
Los fotógrafos trabajamos con lenguajes complejos y sobre todo, a través las emociones y conceptos que forman parte de la imagen. Un verdadero fotógrafo querrá ver tus expresiones y lenguaje corporal, no que tan delgado o lo atractiva/o que le resultas. Un fotógrafo es un artista que sabe que la colaboración entre talento y modelo comienza por el reconocimiento mutuo y además, que tu cuerpo debe ser respetado. Sobre todo, no permitas que nadie te intimide, te manipule o te haga creer que una fotografía será mucho más hermosa si accedes a requisitos o exigencias con las que no te sientes cómodo ni quieres llevar a cabo. Un verdadero fotógrafo sabe que el talento es un artista que dialoga con otro artista a través de las imágenes.

* Un VERDADERO fotógrafo jamás te tocará:
Y eso es una regla invariable. Fui alumna de estupendos fotógrafos durante diferentes momentos de mi vida y te aseguro que la primera regla para un fotógrafo de Moda o de cualquier género profesional es mantener una respetuosa distancia física con el talento. El contacto físico entre fotógrafos y modelos se limita a ordenar un mechón de cabello o quizás, tocar tu mejilla de manera delicada para indicar una pose en específico. Nunca va más allá. Además, siempre se lleva a cabo en presencia y bajo la mirada atenta de un asistente. Si alguien que se hace llamar fotógrafo insiste en tocar tu cuerpo, no se lo permitas. No hay un sólo motivo por el cual alguien debe tocarte de manera indebida para tomar una fotografía. Si intenta hacerlo, se trata de un depredador sexual que utiliza la cámara para asegurarse el acceso a tu cuerpo.

* Asiste a todas las sesiones en compañía de alguien de confianza:
En toda sesión, incluso las privadas puedes llevar un acompañante. A un verdadero fotógrafo no le molestará. La mayoría de las modelos que conozco asisten con una buena amiga, hermanas e incluso madre. Mientras no entorpezca el desempeño técnico de la sesión (insiste a tu acompañante que esté atento a las indicaciones del personal en estudio), nadie tendrá problemas que alguien esté a tu lado mientras se toman las fotografías.

* Un VERDADERO fotógrafo jamás te hará desnudarte, llevar lencería o mucho menos posar en posiciones sexuales de manera sorpresiva:
Una sesión se planea con suficiente tiempo como para que el talento pueda decidir si se siente cómodo con el concepto que ayudará a mostrar. De manera que no hay ninguna excusa que un fotógrafo tome decisiones — y sobre todo sobre cómo mostrarás tu cuerpo o un desnudo frontal — sin que tengas tiempo para decidir si lo harás. No aceptes excusas insustanciales como “sucede con frecuencia” ni tampoco que “es parte de la sesión”. Cualquier concepto fotográfico comienza con un boceto, una cuidadoso plan de desempeño y un verdadero fotógrafo lo respetará, por consideración no sólo al modelo — aunque la sesión sea suya — sino también, al posible cliente para el que trabaja.

* Un VERDADERO fotógrafo se preocupa que su talento esté cómodo en estudio: 
Eso implica que se ocupará — o lo hará su asistente — desde el Catering hasta la temperatura del aire acondicionado en estudio. Una sesión es un evento coordinado que se lleva a cabo bajo pautas específicas y un fotógrafo profesional lo sabe. Pocas cosas quedan al aire: el buen resultado de la sesión depende que no haya la mínima posibilidad de un incidente que pueda amenazar el buen desempeño tanto del fotógrafo como del talento. Y eso lo sabe un fotógrafo experimentado: estará atento incluso de encontrarte un buen lugar donde puedas guardar tu ropa o las cosas personajes que traes contigo a la sesión.

* Un VERDADERO fotógrafo le muestra a su modelo las fotografías que toma:
Y lo hace con aire respetuoso porque la sesión es un trabajo entre ambos. La modelo podrá analizar no sólo cómo se desenvuelve el trabajo fotográfico y quizás tomar decisiones sobre su lenguaje corporal que puedan beneficiar al concepto general.

* Un VERDADERO fotógrafo no hace comentarios denigrantes sobre su modelo:
Y me refiero en específico que un fotógrafo profesional jamás menospreciará tu aspecto físico por los kilos de menos o de más que puedas tener, por como te ves con la ropa que llevas o tu edad. Te respeta no sólo miembro del equipo artístico que llevará a cabo la sesión, sino además como individuo.

* Un VERDADERO fotógrafo no hace insinuaciones sexuales ni te hace preguntas inapropiadas sobre tu cuerpo:
Un fotógrafo es un profesional que analizará contigo o con el equipo a que perteneces la idea que quieres plasmar en imágenes y se asegurará de hacerlo de manera impecable.

Por favor, ten en cuenta cualquier punto de este artículo si tienes la intención de contratar a un fotógrafo para una sesión o alguien te ofrece una sesión de intercambio. No caigas en las redes de ningún depredador sexual por desconocimiento o simplemente, brindar tu confianza de manera indebida. Un delincuente sexual puede ocultarse en cualquier parte.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada