jueves, 6 de febrero de 2014

Delirio de luz y sombra: Los mandamientos del fotógrafo.






Decía la gran Susan Sontag que "Las fotografías les confieren importancia a los acontecimientos y los vuelven memorables", lo que podría convertir a los fotógrafos en observadores por excelencia del mundo que les rodea. Pero sucede que una fotografía no es solo la mirada sobre lo que nos rodea, sino su interpretación. De manera que el fotógrafo tiene una doble necesidad - responsabilidad - en aquello de analizar la realidad a través de lente. Porque además de observar y asumir la realidad a través de símbolos y metáforas visuales, el fotógrafo tiene el privilegio de recrear su visión del mundo a través de su visión de las cosas. Una rara oportunidad para describir el mundo subjetivo que habita en la mente de cada uno de nosotros e incluso, de mostrar ese otro rostro que por lo general permanece oculto o resulta esquivo de comprender. Así que el fotógrafo como observador, como creador y sobre todo como testigo de su tiempo, es un artista de lo cotidiano, un transformador de lo evidente. Un artista de lo subjetivo y lo ocasional.

Así que, como creadores y artistas, de vez en cuando los fotógrafos se cuestionan así mismo. Una eterna polémica - privada y como grupo - que tiene mucho que ver con nuestras responsabilidades e incluso, las implicaciones de esa mirada certera hacia la realidad que todos utilizamos como principal herramienta de creación. Aún más, cada fotógrafo suele preguntarse antes o después, cual es la sustancia misma que sustenta lo que crea, esa visión a cuatro cuadrantes del mundo convertido - transformado - en lenguaje visual. ¿Que sostiene nuestro lenguaje visual? ¿Cuanta importancia tiene la tecnología que utilizamos para crear? ¿Que es la fotografía en realidad? ¿Cual es el sentido último de nuestro lenguaje fotográfico? Visiones e interpretaciones sobre el tema fotográfico que parecen tener una importancia elemental al momento de analizar el sentido de lo que hacemos y lo que suele ser más significativo, el por qué lo hacemos. Una búsqueda incesante de sentido y relevancia.

Por esos motivo y muy probablemente por otros tantos que no menciono en esta pequeña introducción pero que tienen el mismo valor, decidí recopilar las que creo son las principales dudas y cuestionamientos del fotógrafo en una serie de afirmaciones más o menos coherentes. ¿Sintetizan la visión del fotógrafo de una manera comprensible? No creo que eso sea posible: simplemente intento expresar adecuadamente mis dudas, mis temores y por qué no, esa especialisima visión del fotógrafo - entre el asombro, el humor, el dolor  y el amor, quizás - que brinda sentido a una imagen. Después de todo, la fotografía - como cualquier otro arte -  no admite dogma. Es una expresión de  libertad de creación en estado puro. Este ejercicio solo intenta comprender el mundo del creador a través de esa necesidad de construir una idea visual y más allá, hacerla trascendente.

¿Y cuales serían esos, llamemosle mandamientos, del mundo de la fotografía? Los siguientes:


* Amarás la luz sobre todas las cosas:

La que entra por la ventana, la que se refleja en el agua al amanecer, la radiante y limpia de la primera hora del día, la cálida y tormentosa del atardecer. La que se convierte en fragmentos, se abre en filamentos liquidos, la que se desliza por el rostro, la que se enreda entre las sombras, las que abre una puerta abierta. La meditada y mesurada del Equipo del estudio fotográfico, la casual y espontánea que se escapa entre las rendijas.  Porque un fotógrafo comprende la luz y la utiliza como pincel, pero además, está convencido que la luz es el principal lenguaje que debe conocer.

* Sabrás que la mejor cámara es tu mente:

Así que lee, escucha música, acude al teatro. Imagina el mundo en todas las formas posibles. Ríe a carcajadas, llora a lágrima viva, recita poemas cursis y otros no tanto, grita a todo pulmón tu canción favorita, asombrate con el amanecer, siente temor en la oscuridad, maravillate con la pureza del color. Entonces fotografía, a toda hora, todo lo que puedas, siempre que puedas. Encuentra tu lenguaje, busca lo que necesitas expresar y hazlo. Jamás temas a tu poder para comunicar y crear.

* Recordarás que una gran cámara no hace a un gran fotógrafo:

Porque no importa si tu cámara es pequeña y humilde, lo que hace una gran imagen es la mente que se expresa a través de ella. La cámara es solo la herramienta que te ayudará a captar mejor la forma como imaginas el mundo, esa creación de luz y sombra que nace mucho antes que el primer click. Nunca olvides que un fotógrafo siempre está tomando decisiones artisticas: una fotografía es una expresión del yo tan profunda como valiosa. Y esa capacidad de discernir y crear, aún es exclusiva de nuestra mente.

* Nunca dejarás de aprender:

Y es que la fotografía es un arte recién nacido, una ciencia que crece y se construye a medida que madura, así que siempre habrá algo nuevo que aprender, una nueva manera de interpretar lo que miras y sobre todo, como construir tus ideas a partir de una opinión, un pensamiento o incluso, una simple decisión artística.

* No olvidarás que una buena iluminación, está basada en las sombras que crea:

Las sombras añaden volumen, carácter y belleza a una imagen. Un buen fotógrafo siempre sabrá que la mejor iluminación es la que realza las sombras, le brinda sentido a la imagen como creación artística y más aún, le otorga profundidad y carácter al concepto que deseas expresar.

* Cuidarás tu equipo de la mejor forma que puedas: 

Desde la óptica indispensables hasta las piezas más insignificantes de tu equipo fotográfico, siempre procura que tu equipo  se mantenga en óptimo estado. Un equipo en buen estado te facilitará fotografiar y además, tendrá un desempañará de la mejor manera. Que la técnica sea una manera de expresarte y no un obstáculo para tu visión creativa.

* Aprenderás sobre composición:

Y crearás a partir de las reglas sencillas que te permitan crear fotografías mucho más armoniosas y significativas. Recuerda: Una buena fotografía posee un conjunto de pequeños detalles que crean un lenguaje sólido y congruente. Esfuérzate porque tu expresión visual tenga tanta coherencia como belleza y sobre todo, profundidad.

* Conocerás las reglas y luego, las romperás:

Porque la fotografía es arte, es lenguaje y  también es, por supuesto, opinión. Aprende todo lo que pueda, siempre que puedas y luego, construye tu propia manera de interpretar el mundo que te rodea, la visión artística que sustenta tu creación visual. Y es que la fotografía es una manera de hablar, una conversación entre quien expresa y quien mira. Construye tu propio idioma, asume el riesgo de crear.

* Brindarás profundidad a tus imágenes: 

Y comprenderás que cada imagen que tomas, por accidental y superficial que parezca, expresa tu personalisima manera de ver el mundo, la forma como lo interpretas lo que te rodea y sobre todo, esa única perspectiva que asumes como realidad. Valora cada fotografía que tomas, crea con ella una construcción personal de tu propio lenguaje. Sé creador.

* Intentarás encontrar el momento irrepetible siempre que fotografíes:

Observa, sé paciente, enamorate de la imagen, sus implicaciones y formas de construirse. Aguarda, experimenta la emoción del que contempla el mundo desde el cristal de su imaginación. Encuentra esa escena o personaje, que simbolizará tu profunda opinión sobre lo que te rodea. Asume el poder de tu mente y la imagen que deseas mostrar.


¿Una lista corta? probablemente y es que como siempre repito, nunca habrá una manera infalible de resumir lo que creemos y necesitamos comprender sobre una visión tan amplia como lo es el lenguaje fotográfico. ¿Crees que debí añadir otro mandamiento? ¡Nos leemos en los comentarios!

2 comentarios:

Richid Gonzalez dijo...

excelente articulo. gracias por compartirlo.

Richid Gonzalez dijo...

excelente articulo; muchas gracias por publicarlo.dios te bendiga.

Publicar un comentario