viernes, 12 de junio de 2015

Proyecto "Un género cada mes" Junio - Fantasia: "Bosque Mitago" de Robert Holdstock.



Al escritor Robert Holdstock se le solía llamar "el gran observador". Una y otra vez, críticos literarios y lectores, describieron sus historias como una "gran mirada profunda" no sólo sobre el género de la fantasía sino también de nuestra cultura, los elementos que la enriquecen y las ideas que la sostienen. Y es que quizás, Holdstock no sólo analizó desde su obra literaria la sociedad como una mezcla originaria de ideas y creaciones, sino también, como un reflejo de quienes somos. Una percepción esencial de lo creemos, asumimos real y lo que no lo es. Una imagen en constante reconstrucción sobre nuestra identidad individual.

Tal vez por ese motivo, la obra del escritor se considera "fantasía pura". No sólo se trata de un juego de argumentos o la creación de mundos alternativos, sino la forma como logra enfatizar la identidad de lo verídico y lo engañoso a través de líneas argumentales pausadas y perfectamente construidas para delinear una realidad nueva. Porque para Holdstock la realidad - lo evidente, lo aparente - es algo más de lo que los sentidos perciben o mucho menos, de lo que que percibimos a través de los sentidos. Es una conjunción de hechos y dimensiones tan originales como desconocidas, de nuevas re interpretaciones de lo que consideramos común. Para el autor, la verdad y lo engañoso se confunden para construir una frontera nueva con respecto a lo que percibimos. E incluso, lo que creemos forma parte de nuestra mente.

A lo largo de su carrera literaria - prolífica y sobre todo en constante renovación - Holdstock recorrió un largo trayecto para elaborar una mitología propia pero sobre todo, para reflexionar sobre los orígenes del género fantástico y sus implicaciones. Para el escritor, parecía de esencial importancia, esa meditada renuencia al análisis simple sobre que la fantasía puede ser - como expresión cultural y sobre todo, artística - pero más allá de eso, como una estratificación de una idea común sobre lo que consideramos consistente. Y es que la fantasía a la manera de Holdstock no sólo crea una hipótesis muy precisa sobre el motivo para crear obras de ficción sino de la manera como esa necesidad - esperanza, aspiración - del escritor le permite sostener paisajes mentales de rara belleza. Es entonces cuando la obra, toma corporeidad propia, cuando sustenta un discurso individual y probablemente, crea una visión original sobre el planteamiento de lo que la fantasía como género puede ser. Y Holdstock no sólo lo logró, sino que además, extendió ese dominio de la belleza y el sueño creador más allá de la simple noción de lo fantástico, sino como principio modular de lo que asume como parte de la imaginación como piedra angular de toda estructura literaria.

Y es que sin duda, la obra de Holdstock es en cierta forma, fundacional para la fantasía moderna y buen ejemplo de eso, es la repercusión y trascendencia de su novela "Bosque Misago" que no sólo reconstruyó el género fantástico sino que le brindó una indudable repercusión literaria. No sólo se trató de una obra que elaboró una compleja mitología propia sino que además, supo combinar con gran acierto un tipo de atmósfera literaria de singular profundidad. Porque "Bosque Misago" no se limita a redefinir lo que los limites de la imaginación supone, sino construir una percepción original sobre el misterio, el temor, la belleza y la esperanza. La obra es un compendio no sólo de historias que se entrecruzan unas a otras, sino de un paisaje extraordinario donde la fantasía es el vinculo que une y brinda sentido a todo lo que ocurre dentro de la historia. El reflejo de los elementos esenciales que sostienen esa cartografía extraordinaria sobre el mundo desconocido que el escritor delinea con precisión.

Y es que "Bosque Mitago" recorre no sólo los límites conocidos de la novela fantástica tradicional, sino que crea algunos nuevos. Con una mezcla de tensión lovecraftiana - esa que logra a través la superposición de simbolos y metáforas de manera casi claustrofóbica - y una belleza casi onírica, la novela transita una visión sobre la epopeya y la épica que desconcierta por su riqueza en matices. No sólo re define la metáfora del bosque como origen de todos los misterios - y lo ensalza con una brillante visión sobre lo esencial y lo primitivo - sino que además, brinda a  la historia una sutil capacidad para seducir. Porque la historia resulta inolvidable no por el hecho de cautivar - que lo hace - sino por brindar al lector un recorrido pausado pero efectivo en todo tipo de visiones y percepciones sobre el mito, la leyenda y lo alegórico. El escritor encuentra la grieta entre el planteamiento - y el análisis - sobre la realidad y construye uno propio, lo alimenta con sus propias imágenes y finalmente, lo acentúa con esa delicadeza narrativa que brinda a la obra un considerable valor literario.


Se suele decir que "Bosque Mitago" es uno de los grandes logros de la fantasía moderna, una frase que parece exagerar los méritos de la obra. Y no obstante, la frase resume lo que Holdstock logró al recrear un mundo imaginario que aunque se encuentra basado en la mitología celta, posee una vitalidad propia y la capacidad de traducir en símbolos toda una percepción sobre el espacio, el tiempo y la atmósfera  por completo original. No hay en "Bosque Mitago" un personaje o lugar que no tenga una personalidad esencial, que no sea originario o capaz de engendrar en si mismo todo un nuevo concepto sobre lo que imaginamos o tememos. Y quizás, ese es su mayor logro: la capacidad para reflejar no sólo la cultura como parte de lo que se concibe como irreal e inexistente, sino lo elemental que lo estructura. Los sucesos extraordinarios se suceden unos a otros en un ambiente aparentemente ordinario y a personas normales. Y es ese delicadísimo equilibrio lo que sostiene no sólo la narración, sino también la tensión que la sustenta. En ninguna oportunidad, Holdstock contradice las creencias sobre lo fantástico y lo misterioso que podrían resultar universales, sino que le brinda una corporeidad única, les hace existir en medio de un paisaje profundamente rico en detalles que sorprende por su vitalidad y realismo.

Quizás, a través de su obra más conocida (y de la saga que a la que posteriormente dio lugar) Holdstock logró esa mirada profunda sobre lo inexistente que por años se consideró su mayor virtud. Pero más allá de eso, el escritor encontró un camino desconocido que recorrer en medio de la fantasía como idea e incluso, como planteamiento ideal. Porque el mundo del escritor no sólo está vivo - en su capacidad para evocar, elaborar ideas, sostener otras a través de sus cimientos inmediatos - sino que además, es capaz de evocar admiración, emoción y finalmente nostalgia. Un bosque de los misterios creado a base de palabras y que nace a partir de la capacidad del autor de obsequiar al lector con lo desconocido. Su mayor obsequio en un mundo obsesionado por lo evidente y sobre todo, por la razón elemental.

¿Quieres leer el libro "Bosque Mitago" de Robert Holdstock en formato PDF? Déjame tu dirección de correo electrónico en los comentarios y te lo envío.

2 comentarios:

Gabriela Esteva dijo...

Hola Aglaia.
Muchas gracias p or compartir.
¡Uno más a la colección!
Soy gabrielantinea@outlook.com
Saludos de México
Gabriela

Libicni Noemi Rivero Ortiz dijo...

Quiero leer el libro, riverolibicni@gmail.com
Un cordial saludo

Publicar un comentario