miércoles, 2 de marzo de 2011

Ley de Murphy fotográfica: cuando lo peor que te puede pasar, pasa.



El día lunes, me ocurrió lo que creo es el mayor temor de muchos fotografos: uno de mis lentes cayó al suelo y se estropeó. Además de la lógica tristeza que pueda suponer perder una herramienta fotográfica, el desastre empeoró - si es posible - por mi inexperiencia y aun peor, por intentar reparar el daño yo misma. Finalmente, el lente resultó ser irrecuperable, pero de la agria experiencia me quedó un aprendizaje que deseo compartir con todos mis amables lectores, sean o no parte del mundo fotográfico. Tal vez mis conclusiones eviten que alguno de ustedes pueda sufrir una perdida material - y en mi caso, hasta emocional - como la mia. 

De manera que, ¿Cuales son las cinco medidas de emergencia en caso que un lente caiga al suelo o algo semejante?

1) No empeores el problema: El primer impulso que tuve, por supuesto, fue comprobar si el lente aun funcionaba, lo que solo logró empeorar el problema. En el momento en que lo coloqué en la cámara e intenté probar el enfoque automático o Manual, la pieza que presumiblemente se habia dañado en el interior del mecanismo, colapsó finalmente debido a la presión que ejercí sobre ella. De manera que si uno de tus lentes resbaló al suelo o lo golpeaste contra alguna superficie solida, no intentes probar tu mismo si aun funciona. Forzarlo, ya sea de manera manual o automática solo logrará que los delicadisimos mecanismos del sistema, se dañen aun más y lo que es el peor, un problema superfluo pueda empeorar.

2) Colocalo en una superficie solida: Tampoco cometas el error de sacudirlo de un lado a otro, para poder "escuchar los daños". Creeme, si cayó al suelo, es un hecho que está dañado. Ahora, cuanto lo está y si es irrecuperable, dependerá de lo que hagas a partir del momento en que  el problema comience. Asi que toma el lente y colocalo en una superficie solida, envuelvelo en plastico para embalar y si es posible, en una caja de cartón. Eso evitará que los pequeños fragmentos de metal o vidrio que presumiblemente se encuentren rotos, se fragmenten aun más o peor aun, dañen las partes que puedan encontrarse en buen estado dentro del mecanismo.

3) Llevalo al Servicio técnico: Te lo recomiendo encarecidamente: no pienses bajo ningun aspecto que podrás reparar el lente echandole un vistazo al mecanismo, o "enderezando" alguna pieza suelta. Un lente es un mecanismo de precisión y cualquier golpe fisico, dañará el sistema. Que sea irreversible o no, dependerá de la manera como el servicio técnico pueda recuperar las piezas perdidas o rotas. Pero es un proceso minucioso que solo puede llevar a cabo un experto. Repito, no intentes hacerlo por ti mismo.


4) Ten en cuenta las limitaciones de tu óptica: es más probable que un lente con núcleo de metal sobreviva a un percance como una caida o un golpe contudente que uno de plastico. En mi caso, mi lente de 50mm 1.8 resultó irreparable luego de caer, por la simple razón que siendo uno de los lentes más económicos de la casa Canon, también es uno de los más sencillos: una pieza tubular de plastico, con anilletes sujetos a presión. Simplemente, el servicio técnico tuvo que decidir si abrirlo o no, para la reparación, con el consecuente riesgo de dañarlo aun más con el proceso, lo que efectivamente sucedió.

5) Mejor prevenir que lamentar: Aunque parezca evidente, es mejor prevenir un incidente desagradable como el que vivi, que buscar una solución posterior. Manten tus lentes en lugares especiales, a salvo del polvo y la humedad. Un bolso de fotografía, especialmente diseñado para proteger tus equipos, es la mejor solución, aunque también puede serlo un mueble que puedas utilizar exclusivamente para conservar tu equipo fotográfico. Cualquier precaución es poca, cuando se trata de cuidar tu equipo de trabajo.


En fin, que lamentablemente apredí de la peor manera posible, una lección que no olvidaré de nuevo. De manera que, espero mi experiencia pueda servirte a ti, en el caso que puedas sufrir algo semejante.

5 comentarios:

Luis Arismendi dijo...

se lo puedes llevar a eugenio a ver si te lo ensambla y lo usas manualmente

Caps [Eleazar Briceño] dijo...

Ouch! Lo siento mi brujis...pero hey! yo tengo uno igual que es tuyo cuando lo necesites mientras ubicamos el nuevo. Por cierto en Abril viajo así que te lo pudiera trae de allá si crees que te puede salir más económico así. OK?

Un beso con papas fritas y tajadas para olvidarlo!

Miss B dijo...

Hola Luis! si me pasas los datos del señor, podría hacer el intento :)

Gracias mi Flaco, creo que te tomaré la palabra y ahorraré para tu viaje. Aqui está desproporcionadamente caro y me agarró en el peor momento posible con el carro. Un besote enorme :) Tqmm!

Amenlugo dijo...

gracias por encender esa luz de alerta en mi cabeza.

Miss B dijo...

A tener mucho cuidado entonces, Cariño. Los lentes son como los hijos :(

Publicar un comentario