domingo, 28 de noviembre de 2010

Apoteósis


Probablemente la exaltación/hiperactividad/neurosis que sufro estan proporcionalmente relacionadas con la falta de descanso que padezco. He dormido menos de 10 horas en toda la semana y eso comienza a preocuparme, aunque me ha sucedido en otras oportunidads. Lo más extraño es que despúes de mis ultimas maratonicas 72 horas despierta, llegué a un estado bastante cercano a una benigna locura: he comenzado a dibujar lo que parece ser una especie de paisaje preciso de mi necesidad de construir un pequeño mundo de palabras ¿O debería decir pequeño monstruo? Escribiendo hasta que los dedos han comenzado a encalambrarseme y la sensación que las palabras tomaban otros formas abstractas, además de las de mi deseo, siento una especie de iluminación mística, furiosa, devoradora, venial, infantil. Insoportable tal vez. Totalmente necesaria. Me dejé caer sobre el suelo de mi habitación favorita, mirando a través de los ventanales, la noche rota convirtiendose en día, naciendo dos veces ( en mi imaginación y en la realidad ), palpitando más allá de la vida de mi voz y de la noche de mi deseo. Reí a carcajadas, sin ningun motivo, o tal vez por todos. El prodigio de destruir y construir el mundo a través de las letras me posee por completo, me arranca nombre y propósito, dejandome exhausta pero tan satisfecha, tan profundamente fascinada con este poder divino, profundamente humano.

Finalmente he podido dormir, alli, tendida sobre el suelo, con uno de mis gatos ronroneandome sobre los tobillos y el calor del sol, envolviendome lentamente. Ah, que sensación exquisita de paz y proclividad.

Al despertar, me llamó la atención un pequeño reflejo en la pared: uno poema enmarcado fruto del dolor y la belleza de Rohkl (Raquel) Korn, llamado - de manera muy apropiada - "Del otro lado del poema". Lo leo en voz alta y siento que la fe de una divinidad muda crece en mi pecho, me hormiguea en los dedos, me delinea hasta que de nuevo soy esta mujer joven y un poco enloquecida por la emoción, tendida en el suelo con los cabellos en desorden y una maravillosa sensación de posibilidades. Suspiro, mi gato maulla sobresaltado por el movimiento, el día termina de nacer y las palabras de poema vuelan en la luz.

Paz y el poder de la voz en mi nombre.

Asi sea.

Del otro lado del poema


Del otro lado del poema hay una orquídea,
y en la orquídea, una casa con techo de paja,
y tres pinos,
tres vigías que nunca hablan, permanecen aguardando.

Del otro lado del poema hay un pájaro,
de color amarillo con pecho rojo,
y cada invierno retorna
colgando como capullo en un arbusto desnudo.

Del otro lado del poema hay un sendero
delgado como un cabello,
y alguien perdido en el tiempo
anda andando el camino desnudo, sin hacer ruido.

Del otro lado del poema cosas maravillosas pueden pasar,
aun en este nublado día,
en esta afligida hora
que respira su febril deseo en la ventana.

Del otro lado del poema mi madre puede aparecer
y parada a la puerta por un momento perdido en el pensamiento
llamarme a casa como alguna vez, alguna vez:
-Suficiente por hoy, Rokhl. ¿No ves?, ya es de noche.

3 comentarios:

impresioneslasjustas dijo...

Buenas tardes:

Lo primero, felicitarte por el extraordinario trabajo que se ve en prolífico blog. Lo de que te gusta escribir es quedarse muy corto. Te apasiona hasta límites insospechados.

Hecha la introducción necesaria, me presento. Me llamo Javier Casado. Soy un pequeño "editor" de Getafe (Madrid) que dirige una minúscula editorial sin ánimo de lucro llamada Impresioneslasjustas. Acabamos de llegar al océano editorial. En fin, esperemos no naufragar.

Como te digo, me ha gustado mucho lo que he podido ver, lo que he podido curiosear en la web. Me ha parecido muy interesante. Dirijo un blog que comparte sus contenidos de forma gratuita, bajo licencia Creative Commons. Mi editorial es de momento más un hobby que un negocio. Pero bueno, todo se andará.

Te escribía para comentarte que una imagen tuya la hemos utilizado para "ilustrar" un capítulo de Rayuela. Quería pedirte permiso para poder utilizar dicha fotografía. Se me ha ido el santo al cielo y no he podido escribirte antes. Lo hago ahora. No he encontrado tu correo así que me he decantado por dejarte un comentario. No es muy discreto pero bueno. Yo tampoco, y algo me dice que tampoco está en tu vocabulario ese adjetivo.

Te dejo el link donde se encuentra la fotografía en cuestión. Es en:

http://impresioneslasjustasimpresiones.blogspot.com/2011/12/rayuela-capitulo-84.html

Como verás, citamos el origen de los textos, las ilustraciones, las traducciones e intentamos contactar y conseguir los permisos necesarios para compartir nuestro trabajo. Dejamos muy claro la procedencia de cada obra y valoramos enormemente el esfuerzo y la labor de cada persona. Reitero la idea de que no vendemos nada. Entendemos que puede parecer extraño que una empresa tenga esa filosofía. Pero es la que defendemos. Obviamente comprendemos que los autores están en su legítimo derecho de preservar sus obras. De ahí la solicitud del permiso.

Si por cualquier circunstancia no desearas que utilizáramos dicho contenido, lo retiraríamos inmediatamente. No nos hemos metido en esto para discutir. Más bien al contrario. Nos interesa conciliar posturas, unir esfuerzos y talentos.

Gracias por tu tiempo y perdona esta extraña intromisión de un poeta loco desde este mundo digital de ceros y unos que cree que la poesía merece algo más que un rincón y que se ha metido a editor para demostrar al resto del mundo que no está equivocado. Supomngo que una bruja hereje como tú lo comprenderá perfectamente.

Recibe un cordial saludo de,
Javier Casado

Miss B dijo...

Hola Cariño!

Primero gracias por tus palabras hacia mi trabajo y este mi pequeño Castillo de Palabras. Te agradezco la visita y sobre todo la percepción que tienes sobre lo que hago.

Por supuesto, utiliza la fotografía! Y no te preocupes por no avisar desde antes, lo hiciste y eso para mí es más que suficiente. Y que alegría que sea en una entrada de Rayuela donde la hayas colocado: es como mirar un sueño diminuto entre los dedos.

Besos!

impresioneslasjustas dijo...

Hola Miss B:

Muchas gracias. Te propongo un juego. He contestado a tu poema que estaba en el otro ladocon otro poema, de los capítulos de más allá. El poema es éste:

Al otro lado del poema

Al otro lado del poema hay un mundo ignoto
que tiene calles empedradas con hoteles de alquiler
donde dos cuerpos desconocidos viajan en un lienzo
y se desnudan en tonos rojizos para conocerse.

Al otro lado del poema
las palabras no ríen cuando se visten de negro y de helvética
y enviudan mudas si los maltrechos adjetivos
se cansan de matizar vidas ajenas.

Al otro lado del poema
lo imposible se alcanza con la punta de los dedos de los pies,
los laberintos son rectos, curvos y con paredes de cristal,
y los espejos brillan tranquilamente sin duplicar la realidad.

Al otro lado del poema
una orquídea es un pájaro
que vuela sobre la cabeza
del que imagina y sueña que imagina lo que sueña mientras imagina.

Al otro lado del poema
se suicidan mis tristezas más tristes
si desafinan los versos finales
de un poema que nace de otro poema.

¿Te apetece jugar?

Lo tengo publicado ya en mi blog. Aquí está el link:

http://impresioneslasjustasimpresiones.blogspot.com/2011/12/del-otro-lado-del-poema.html

Besos,
J.

Publicar un comentario