viernes, 15 de octubre de 2010

Las 20 cosas que aprendí en @EscuelaFotoArte


Hoy, mi escuela de fotografía FotoArte cumple tres años de historia: tres años creando imagenes a partir de los sueños, tres años creciendo y demostrando que la fotografía es la pasión por descubrir el poder del mundo visual. Tres años educando y apoyando al talento nacional y sobre todo, demostrando que en este país, quienes amamos la fotografía si tenemos un futuro.

Pero estoy convencida que en la fotografía, el aprendizaje de la técnica no es más que el principio de un poderoso recorrido hacia un concepto propio sobre lo que deseas expresar a través de las imagenes. De manera que lo que he aprendido no se limita a mi capacidad como fotografo, sino a mi manera de entender el proceso creativo, construir un concepto personal sobre lo que es el mundo de las imagenes, esa poderosa necesidad de narrar historias a través del mundo de las ideas visuales.
 

Podría decir entonces, que en  Escuela FotoArte aprendí, además de fotografía:

1)  A confiar en mi capacidad como creador visual: soñar, crear, experimentar. Creer en la libertad de lo individual como una poderosa idea creativa.

2) A Explorar  mi capacidad para darle un sentido personal e individual a cada fotografía.

3) Que el arte Cura: La fotografía fue mi vehículo de expresión en muchos momentos de mi vida. Y aprendí que esa capacidad para expresar sentimientos en imagenes era parte esencial de una manera muy privada de crecer.

4) Que la confianza en mi trabajo es primordial para aspirar a mejorarlo. No puedo construir mi propia visión sobre la fotografía si no confio en ella lo suficiente como para enfrentarme a mis propias dudas.

5) Que solo yo tengo la responsabilidad sobre mi mensaje, tanto netamente visual como el conceptual. Que el lenguaje de las imagenes puede ser contudente, y es mi responsabilidad, construirlo de manera coherente con mis conceptos personales y mi manera de pensar.

6) Que un buen fotografo, es además un espiritu sensible: practica la tolerancia, aprecia y respeta las ideas de quienes le rodean, aprecia la diferencia como forma de creación. Porque no puedes fotografiar el mundo, sin confiar en que puedes plasmar su belleza, pero mucho menos puedes hacerlo si no puedes encontrar en lo que te rodea, una manera de expresar tus ideas de manera coherente.

7) Puedes ser espejo o Ventana: Pueden mirar a través de ti el mundo o pueden mirar el mundo desde tu perspectiva. Ambas visiones son validas y ambas crean un lenguaje visual enormente valioso.

8) Que la fotografía es pasión: pasión por la imagen, por la vida, por la necesidad de contar historias, de crear los mundos que habitan en tu mente a través de imagenes o narrar la vida que te rodea con toda su magestuosa sencillez. Un fotografo es ante todo un observador, pero también es protagonista de la historia viva que le rodea.

9) Que el fotografo siempre se encuentra en un personal e interminable cuestionamiento: aprende, crea, preguntate, crece, evoluciona. Crea un lenguaje visual y simbolico propio. Busca tus propias respuestas, mirate reflejado en tu propio trabajo. Aspira a mejorar. Aprende que tu capacida de crear es un interminable camino que recorrer lleno de preguntas.

10) Que la fotografía es el arte de soñar en imagenes. Siempre, a toda hora, en todas las formas posibles. Una historia que construyes a diario. Y que cada día comienza de nuevo en esa emoción que te despierta cuando encuentras ese momento que deseas eternizar.

Ahora bien, también aprendí  una serie de cosas con dudosa aplicación práctica en la fotografia pero dificilmente olvidable:
1) A participar en rituales religiosos desconocidos: Para nunca olvidar a El Caps coreando alegremente "Cristoo Cristoo" mientras el Santón mayor de la Asociación Evangélica de la  Misión Israelita del nuevo Pacto Universal le dedicaba un ritual religioso.

2) La mejor manera de correr, cámara en mano en Barrios de Alta peligrosidad o como Katherine Gonzalez decidió dar un recorrido turistico por el Barrio los Erasos.

3) A Esperar el nombre esoterico y mistico del Nuevo Curso de Ivan Gonzalez.

4) A No reunir en el mismo salón al Caps y a Erika Zambrano, a menos que quieras consecuencias imprevisibles ( Insertar aquí música tenebrosa )

5) A mutar en colores:   Las Ventajas para la piel del acrilico, oleo y otros materiales de pocas cualidades cosméticas. 

6) A conversar con un hampón de alta peligrosidad, aparentemente reformado, que desea contarte su historia, cámara en mano, intentando sonreir, prestar atención y calcular el ISO. Sí, todo al mismo tiempo.

7) A tomar una fotografía mientras dos mujeres discuten a gritos en la sala de su casa.

8) A construir mujeres de dos metros de Altura, con fotografias frontales de desnudos evidentes y más tarde, acostumbrarme a encontrarme la escultura en la mitad de la sala de mi casa, multiplicada por cuatro.

9) A mirar de Buena Fe y escribir en Imagenes Historias de vida.

10) A reir y llorar, siempre cámara en mano.

Asi que, esta historia que apenas tiene tres años,  comienza a escribirse. ¿Que nos espera más adelante? No lo sé, pero sin duda, será una historia que seguirá contandose en imagenes.


Pd: Esta entrada no estaria completa si no felicitara especialmente a Arlette Montilla por su fe y confianza en la fotografía Nacional, a Luis Roberto Lipansky por su visión de futuro,  a Alberto Hernandez  por enseñarnos que el concepto de la fotografía radica en el poder de tu imaginación,  Ivan Gonzalez, por  tener el don cambiar la visión de sus alumnos sobre la fotografia de una manera maravillosa, a Carina Rojas Luna porr su paciencia y complicidad,  a mi bella Erika Zambrano por ser ella simplemente y a todos, los que de una u otra forma son parte de este sueño a cuatro manos que se construye cada dia.

Felicidades!

2 comentarios:

adal23 dijo...

Aglaia, nadie podría decir mejor lo que dices que aprendiste en la Escuela Fotoarte. hago mias tus palabras, por que tambien he sido parte de ese aprendizaje, tambien he recibido tantos beneficios que agradecerle a la escuela y tambien he ganado aprecio y gente a quien admirar y querer, entre quienes brillas con tu luz propia.
Pero si puedo agregar cuanto mas he aprendido en este tercio de la vida de Fotoarte que yo he podido compartir. He aprendido que se puede seguir aprendiendo, que el trabajo personal de cada uno tiene un gran y significativo valor justamente por ser particular, he aprendido que merecemos respeto y admiración por lo que hacemos, mas allá del valor artístico que pueda tener, por ser nuestro trabajo que hacemos día a día con gran pasión y entusiasmo.
Me uno, a traves de tí, a la celebración de este nuevo aniversario, que es de todos los que hemos tenido la dicha de algún día habernos acercados a los espacios de la escuela Fotoarte. Feliz aniversario.

Carol dijo...

Certera cada frase, desde el comienzo hasta el final. Un merecido homenaje a la Escuela.

Publicar un comentario