martes, 12 de octubre de 2010

Nefasta 4D: Resident Evil, La Resurreción ( Y van...)



Lo admito: como cinéfila de hueso rojo, debí suponer que la cuarta Parte de la Incombustible saga de Alice enfrentandose a los Zombies, no iba a mejorar precisamente porque pudieramos verla en tres dimensiones. Con todo y a pesar de advertencias de anteriores victimas de este crudo ejemplo de cine palomitero, decidí sentarme en la butaca - por tercera vez - a disfrutar de las aventuras apocalipticas de Milla Jovovich. Ahora en tres dimenesiones para aumentar, si se quiere, la torpeza de las anteriores entregas en modesta dimensión plana.

¿Y Que descubrí?

Que un par de lentes bicolor no disimula:

* Un Guion tan inconsistente que estoy convencida que el juego de video tenía más congruencia: Una Heroina quién a pesar de haber pasado mil viscitudes, siempre está bien maquillada y perfectamente peinada, además de llevar botas de diseñador para luchar contra la maldad encarnada por las ordas de zombies enloquecidos, un avión bimotor que atraviesa Alaska y la mitad de Estados Unidos de Norteamerica sin detenerse a recargar combustible, para no mencionar que nuestros heroes jamás comen, se bañan, se agotan y todos exhiben un fisico de vertigo.

* Los efectos digitales que parecen diseñados por el hermano menor del algun productor: zombies con un terrible maquillaje cuarteado, saltos imposibles donde casi puede verse el celéberrimo fondo verde, un avión que durante su interminable e ininturrumpido vuelo, parece reducirse de tamaño por efecto de alguna optica perversa y sin explicación. Edificios en escombros que conservan muebles y ventanas - pero aparecen terriblemente calcinados por fuera - y claro está, una Mila más imperturbable que nunca: Su variedad de expresiones se resumen a mostrarnos su bello rostro en diversas fases de suciedad.

* Dialogos ridiculos, giros argumentales tan absurdos que solo producen risa: Un villano de opereta que parece el hermano perdido y no muy talentoso del Agente Smith de la Trilogia Matrix. El refrito de escenas referenciales a decenas de peliculas de acción unidas sin el menor sentido. Y todo esto aderezado con ingrendientes de lo mejor de la Novela Mexicana: hermanos reencontrados en circunstancias totalmente inverosimiles, un romance a medio nacer entre una sobreviviente estrella deportiva y nuestra heroína. Un enorme monstruo salido de ninguna parte y que mantuvo su rostro decorosamente cubierto hasta que uno de nuestros heroes le voló la cabeza, tramas apenas sugeridos que terminando trampas cazabobos para el inocente espectador y un sinfin  de errores técnicos, argumentales y de coherencia que al final de la pelicula termina pareciendote aun más intrigantes que la sosa trama.

Y cuando finalmente termina la pelicula, y te quitas los anteojos de tercera dimensión, la magia acaba y permaneces un instante sentado en la butaca, preguntandote hasta cuando, la novedosa tecnologia continuará engañandote, despertando esa fascinación infantil por lo novedoso que todos sentimos eventualmente. Sonrío, guardando los anteojos en mi bolso. No creo que sea la última vez.

C'e la vie!

El Titulo de esta Entrada es autoria de @AlbertoFoto quién intento evitarme el suplicio ajajajaja

2 comentarios:

Carol dijo...

Excelente!!! tu reseña. Describe perfectamente la película y el cierre es un broche de oro. WOH!

Emanuel Amorer dijo...

sabes que acontece en general con las películas de videojuegos? Cuando uno los juega, uno realmente se cree "el personaje". Esto es imposible de retratar en filme. Tendrías que tener actuaciones tan magistrales y guiones escritos por los mismos escritores y diseñadores del juego.

Para mí, este tipo de películas (sobre videojuegos) es imposible de que queden bien... tu no crees?

Publicar un comentario