martes, 27 de diciembre de 2016

Entre hojas y anaqueles: Los favoritos del año (segunda parte)




Este año leí mucho más libros de Ciencia Ficción y terror que de cualquier otro género. No sólo porque son mis favoritos, sino también, porque encontré en muchas de las historias una mirada simbólica sobre los cambios y transformaciones que definen a nuestra época. La fantasía, el miedo y sobre todo, las especulaciones científicas, siempre parecen tener la capacidad de reflexionar con muchísima más claridad que cualquier otra propuesta sobre los dolores y temores de la cultura que nos tocó vivir y sobre todo, la época incompleta y en ocasiones caótica que atravesamos. En mi recopilación anterior (que puedes leer aquí) me preguntaba sobre lo que hace a un libro extraordinario, inolvidable o simplemente imprescindible por encima de otro. Y llegué a la conclusión que no hay una respuesta para eso: después de todo, lo que leemos es un reflejo de nuestro mundo personal, el recorrido intelectual que llevamos a cabo y sobre todo, esa expectativa espiritual que nos hace encontrar nuestro un lugar — emocional, privado — entre las páginas de un libro. Con todo, creo que estas pequeñas retrospectivas nos permiten comprender nuestro trayecto como lectores y sobre todo, la manera como asumimos nuestra relación con la literatura. Un hábito — espejo que nos muestra lo mejor — y quizás, lo más privado — de nuestra forma de mirar al mundo.

De manera que estas pequeñas listas recopilan esa mirada asombrada de la literatura sobre el mundo y sus vicisitudes. Ese complejo devenir entre lo que somos y lo que la imaginación puede construir a partir de esa identidad difusa que consideramos nuestra. No están todos los que son y mucho menos, todos los que me gustaría incluir, pero siempre me será complicado llevar a cabo una recopilación de mis lecturas favoritas. Para mí, la lectura siempre ha sido el viaje, el renacimiento, el poder de evocación, la compañía, la alegría, la sabiduría, la ignorancia, el poder de creer. De manera que recopilar mis libros favoritos — y sobre todo, de mis géneros favoritos — siempre resulta en listas incompletas, en amigos injustamente olvidados, en pequeños silencios de libros perdidos en la memoria. Igualmente, quise llevar a cabo esta pequeña selección, para celebrar no solo el hábito — la pasión — por la fantasía, el miedo, lo grotesco y lo sublime, sino también mirarme a través de todos los rostros que nacen en las páginas, comprender quién soy y a donde voy a través de ellas.

Así que sin orden particular y por supuesto terriblemente incompleta, estas son un par de lista pequeñitas y muy sucintas de lo mejor del Género de Ciencia Ficción y terror que leí durante el año 2016:





All the Birds in the Sky de Charlie Jane Anders:

Es quizás el más “dulce” de los libros que leí este año o eso parece ser hasta que de pronto, encuentras que se trata de una complejísima mezcla de desesperación, ciencia y magia. Es un libro extravagante, durísimo en ocasiones pero también de una belleza que deja sin aliento. Favorito para el futuro.















The Invisible Library de Genevieve Cogman:

Como lectores, sabemos del peculiar poder de los libros para transportarnos y transformar el mundo en algo por completo original. En el libro “La librería Invisible” de Cogman, el poder se hace real, asombroso y sobre todo, inevitable. Una de las historias más inteligentes que he leído durante los últimos años.



















Too Like the Lightning de Ada Palmer:

Una inteligentísima mezcla de costumbres del siglo XVIII y lo que se descubre como una aventura interplanetaria del siglo XXI. Palmer no sólo logra unir ambos espacios temporales con enorme éxito, sino además dotar a la historia de un poder emocional que conmueve y emociona. Favorita para el futuro.
















The Gradual de Christopher Priest: 

Este libro es una pequeña maravilla que me hizo llorar a mares y sorprenderme por su naturaleza sencilla y ambigua: A primera vista, parece una sencilla historia sobre las diferencias de zona horaria en el mundo, pero en realidad se trata de una extraordinaria reflexión sobre viajes, envejecimiento y pérdida.











Borderline de Mishell Baker:

Con sus versiones y reflexiones sobre la naturaleza humana, los pequeños misterios cotidiano y la fantasía como una puerta abierta a la trascendencia “Bordeline” cuenta una historia caleidoscópica que construye un universo alterno a través de la fantasía urbana. Lo hace además, con una prosa elegante y precisa que sorprende por su inteligencia. Cada palabra y frase parece sostener no sólo el cuidadoso ritmo sino además, delinear con un gusto impecable escena tras escena, hasta lograr una narración impecable como un mecanismo de relojería. La novela es mucho más que un ejercicio de imaginación, aunque lo parezca. Se trata de una reflexión sobre el sufrimiento físico, la esperanza y la indestructible capacidad del ser humano para enfrentarse a sus limitaciones. Y todo bajo la noción de la fantasía — y una elegante mezcla de símbolos y mitologías — que hacen a la novela una mirada profunda hacia la capacidad de la mente humana para crear y creer.







Everfair de Nisi Shawl:
Shawl combina con acierto géneros y subgéneros en una novela que sorprende por su versatilidad. Entre un cuidado contexto steampunk, una ucronía construída con habilidad y toques de misterios victorianos, la novela cautiva por su negativa a seguir caminos comunes para reflexionar sobre el miedo, los choques culturales, la tolerancia y sobre todo, la diversidad en una serie de ingeniosas escenas hilvanadas con habilidad para crear una narración consistente y fluída. Nada es lo que parece en este inteligente juego de espejos que cautiva por su vitalidad y sobre todo, su sereno pulso para concebir una historia llena de exquisitos matices.










The Arrival (de la colección de cuentos “Historias de tu vida”) de Ted Chiang

La mejor historia que leí en el año y creo que la década. No sólo por su enorme belleza, inteligencia y manejo insólito de símbolos y formas de expresión, sino por su manera para crear metáfora para algo mucho más grande — en SF y fantasía — sobre nuestra capacidad para comprendernos como raza.






Del Terror y otras miradas a la oscuridad:

¿Y mis libros favoritos de terror? También incluyo por aquí una lista muy incompleta y sencilla sobre los mejores libros del género que leí este año:








Hex de Thomas Olde Heuvelt: 
Mezclando en partes iguales historia de horror gótico y pesadilla distópica en medio de un estado policiaco, la retorcida visión de Heuvelt de la oscuridad suburbana fue uno de mis libros favoritos de este año Y quizás de la década.













The Brotherhood of the Wheel, de R.S. Belcher: 

Con esta oscura fantasía de terror, Belcher mezcla la historia secreta de América y sus carreteras y además, le añade numerosas leyendas urbanas, teorías de conspiración e incluso algunos de los trozos más oscuros de la historia de la norteamérica profunda para crear un raro híbrido entre géneros que sorprende por su fuerza. Si te gustan las Creepypastas y leyendas urbanas, este libro es para ti.











The Fireman de Joe Hill
Joe Hill (Hijo del maestro Stephen King) crea un tipo de horror postapocalíptico tan original como para sorprender a los fanáticos del género: El escritor no sólo analiza los límites del horror paranoico sino que además, reflexiona sobre nuestros temores culturales a través del prisma del miedo recurrente e invisible. Densa y abrumadora, es una épica densa donde el terror y maravilla se mezclan misma medida. Por cierto que, el libro tiene una de las enfermedades de ficción más inusuales e imaginativas de la historia reciente.










Nightmares, editado por Ellen Datlow:

Ellen Datlow tiene más de una década escribiendo un tipo de ficción oscura e inquietante. Con “Nightmares” no sólo recopila una maravillosa selección de cuentos de terror, sino que además muestra una nueva visión sobre su rara perspectiva sobre lo que nos produce miedo, repugnancia e inquietud: su recopilación ofrece una serie de lecturas cortas y aterradoras, que abarcan comedias negras, sueños febriles, absurdo, ficción gótica y más. Una maravilla que además se lee muy rápido y con gusto.








La fábrica de pesadillas de Thomas Ligotti:

Ligotti sólo escribe cuentos y lo hace, desde la periferia y el misterio. Poco se sabe de este escritor extraordinario que mezcla los dolores existencialistas y tétricos de Poe con el terror Lovecraftiano para crear algo asombroso y adictivo. Cada cuento es un horror revelado y cada escena, contiene una rara belleza. Otro nuevo favorito del año.












Sin duda, se trata de una recopilación que tiene una enorme deuda intelectual con la abundante literatura de género publicada durante un prolífico 2006. Y no obstante, creo que quizás esa sea la ventaja de estas pequeñas retrospectivas personales: la oportunidad de reencontrarte con viejos conocidos, algunos tesoros olvidados y comenzar otra vez, ese recorrido anecdótico hacia esa pasión invisible y poderosa que sólo puede satisfacer la página de un libro. Una forma de comprender esos espacios inexplorados de nuestra mente.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada