jueves, 2 de junio de 2016

Del mundo laboral y otros misterios: El ABC de la Entrevista de Trabajo ideal.





Mi primera entrevista de trabajo fue un desastre: Llegué unos minutos tardes - culpé al clima y al tráfico, pero el entrevistador me miró con el ceño fruncido -, titubeé al responder algunas preguntas claves, estaba tan nerviosa que básicamente me enrosqué, tensa y sudorosa, en la silla donde estaba sentada y por último, cometí el peor de todos los errores: me di por vencida muy pronto. Asumí que no tenía posibilidades de enmendar los errores, de manera que no lo intenté.  Por supuesto, nunca recibí respuesta de la Editorial en la que quería trabajar. Tampoco lo esperaba. Unos años después y en circunstancias totalmente distintas, me tropecé con el entrevistador y me sorprendió que me recordará. Cuando comentamos sobre la escena, le expliqué que creí haberle asustado con mi tartamudeo y mi actitud tensa,  soltó una carcajada.

- En realidad no te contraté por la torpeza sino porque no tuviste la iniciativa de superar los primeros problemas. Y lo de la impuntualidad fue decisivo.  En otras palabras, hay cosas que podría haber olvidado pero otras que no- me explicó. Esa respuesta me desconcertó pero también, me ayudó a entender algo vital sobre las entrevistas de trabajo y más aún, sobre la visión del mundo empresarial sobre ese primer contacto entre el posible empleado y la Empresa: Hay errores que pueden solventarse durante la entrevista, pero hay otros que virtualmente, te dejarán sin posibilidades de optar por el cargo que deseas. Lo que diferencia a uno y otro son lo que pueda expresar sobre tu actitud, comportamiento y experiencia para controlar crisis a tu futuro empleador.

Como de costumbre, me tomé algunos días para hacer unas cuantas preguntas sobre el tema a varios expertos en la materia, hasta que logré recopilar una serie de consejos que aumentarán la posibilidad que obtengas el empleo que sueñas. También pregunté a quienes como yo, cometieron errores imperdonables o simples confusiones por inexperiencia durante la entrevista. Y el resumen de ambas cosas, dio como resultado la siguiente lista:


*Puntualidad:

Para mi sorpresa, descubrí que a efectos de una entrevista de trabajo, llegar muy temprano o muy tarde se interpreta como "Impuntualidad". Según un Asistente de Recursos Humanos a quien pregunté, llegar muy temprano se puede interpretar como ansiedad, lo cual es un punto en contra de cualquier entrevistado y lo contrario, se deduce como una irresponsabilidad evidente. Tampoco importa mucho si tienes una excusa válida - un tráfico infernal, el clima - porque para efectos de la Empresa, el empleado tiene el deber de prever cualquier situación que no le permita acudir a la cita con puntualidad.

El Dato:

¿Cuanto de antelación se considera puntual? Unos quince minutos antes de la entrevista es el lapso perfecto de tiempo para acudir a una entrevista de trabajo. Asegúrate que sepas como llegar al lugar y es recomendable que varios días antes, estés familiarizado con la calle y la ruta que deberás tomar para llegar al lugar. Si tienes dudas, pregunta directamente a la empresa. Será la mejor manera de despejar cualquier duda.

*Planifica, prepárate, investiga:

Infórmate todo lo que puedas acerca de la compañía u organización que te entrevistará. Conoce al menos datos básicos sobre ella que te permitan comprender el ambiente de trabajo, la política bajo la cual se desempeña el cargo que aspiras obtener y cualquier otro elemento que creas pueda ayudarte durante la entrevista de trabajo. Averigua puntos importantes y básicos como qué cualidades busca en sus empleados, cual es su visión como Empresa y sobre todo, su manera de comprenderse como parte del mundo corporativo. Un gerente de Recursos humanos a quien consulté sobre el particular, me comentó que más de una vez, ha contratado empleados - o al menos, los ha seleccionado para una segunda entrevista - basado en su interés por lo que la empresa y su conocimiento sobre ella. Por supuesto, no me refiero a que debas realizar una investigación pormenorizada -a menos que tu cargo lo requiera - sino tener una idea bastante amplia sobre las particularidades sobre la empresa en la que quieres formar parte.


El Dato:

Comprueba si la información que utilizarás es cierta y de fuentes confiables. Un amigo me comentó que dedicó unos cuantos días a investigar sobre determinada empresa en la que quería ser contratado...leyendo un foro de empleados en la que no solo leyó informaciones erróneas sino además, toda una serie de datos no verificables. ¿El resultado? Un comentario fuera de lugar durante la entrevista  que enfureció al entrevistador y tuvo como consecuencia un momento muy incómodo. Por supuesto, mi amigo no obtuvo el empleo.


* Prepárate para las preguntas:

Por supuesto, es probable que cada empresa y cada entrevistador tenga un método de entrevista distinto, pero igualmente, hay puntos coincidentes al respecto. Es recomendable que recuerdes que la labor del Entrevistador es verificar que los datos incluidos en tu curriculum sean reales y además comprobar tus capacidades y personalidad. Una posible evaluación del entrevistador sobre estos puntos le permitirá concluir si coincides con el perfil del empleado que la empresa necesita contratar o no.

Usualmente, el entrevistador comenzará realizando preguntas de temas abiertos que te permitiran decidir de qué manera puedes responder. Procura que todas las respuestas sean breves y especificas. Escucha bien que preguntan porque es bastante probable que el entrevistador pueda hacerte varias preguntas de corte parecido pero cuyas respuestas puedan ser esencialmente contradictorias. Concéntrate en que responder de manera concreta y nunca personal a los cuestionamientos y también, en demostrar que puedes tocar puntos personales - si es el caso - manteniendo siempre un tono profesional y accesible.

El Dato:

Aquí una pequeña recopilación de las posibles preguntas que pueden realizarte en una entrevista de trabajo y la respuesta más apropiada que puedes dar:

Pregunta: ¿Podría hablarme sobre Usted?
Respuesta: Explica tus cualidades profesionales: no se trata de una pregunta emotiva, una confusión común que puede llevar a situaciones embarazosas. Incluye en tu respuesta cualquier interés  y habilidad relacionadas con el trabajo y otras cualidades positivas que pienses puedan completar o mejorar tu perfil como candidato al cargo que optas.

Pregunta: ¿Cuáles son sus planes para el futuro? o ¿Como se imagina - o donde se imagina se encontrará - usted en cinco años?
Respuesta: Por favor, evita contarle al Entrevistador tu sueño de recorrer América del Sur mochila al hombro o tus cercanos planes de boda. Esta pregunta tiene por objeto indagar cuales son tus planes futuros en lo que atañe al mejoramiento profesional: si tienes la intención de cursar alguna carrera Universitaria o si ya la tienes, aspirar a una especialización que pueda brindar beneficios a la Empresa.

Pregunta: ¿Ha realizado este tipo de trabajo con anterioridad? o ¿Cual ha sido su desempeño en cargos parecidos?
Respuesta: Nunca respondas que no pero tampoco mientas en caso que jamás hayas desempeñado un cargo parecido. Explica tu relación profesional - directa o indirecta - con respecto al cargo que deseas ocupar y la experiencia que tienes al respecto, incluso la no remunerada. También menciona tu interés en aprender: un experto en Recursos Humanos a quien pregunté sobre este tema, me comentó que muchas veces no se requiere experiencia directa si el futuro empleado es capaz de comprender las responsabilidades del cargo que deberá desempeñar rápidamente.

Pregunta: ¿Por qué desea trabajar aquí? o ¿Por qué le interesa trabajar en nuestra empresa?
Respuesta: Este es el momento de explicar de manera amplia tus motivos para optar por el cargo. Aunque lo idea es que sea una respuesta sincera, procura no sea emocional. No menciones cosas como que "amas a la empresa", "Es uno de tus sueños". El entrevistador desea constatar que tu visión y la de la Empresa sean coincidentes y más allá, verificar que tus objetivos profesionales son realistas con respecto a lo que te ofrece el cargo que deseas ocupar.

* ¿Y la remuneración?

Es probable que el Entrevistador te pregunte directamente cual sería la remuneración económica que deseas recibir por el cargo que desempeñarás. Con toda probabilidad te lo preguntará antes de señalarte cual es el salario asignado al cargo que deseas conseguir, de manera que todos los expertos en el tema que consulté, insistieron que investigues, al menos de manera somera, cual es la oferta salarial que se ofrece por el cargo al que optas. No incluyas en tu sugerencia, los posibles bonos ni tampoco compares cuando ganabas en cualquier otra empresa donde hayas trabajado. Sé conciso, explica un poco sobre el mercado laboral y también, lo manera como tu experiencia puede enriquecer el cargo que ocuparás.

El Dato

Si lo deseas - y está entre tus posibilidades - muestrale al Entrevistador una escala de salario basada en el mercado laboral en que te desempeñas. Esto te permitirá que compruebe te basas en especificaciones claras y que tus intenciones con respecto a la retribución monetaria que recibirás son basadas en cálculos verificables.


* ¿Como termina la Entrevista de trabajo?

Dependerá de la dinámica que haya surgido entre Entrevistador y entrevistado pero probablemente, sea en el momento en que se aclararon todos los puntos que podrían interesar a la empresa con respecto a tu formación profesional y disposición. Asegúrate que el Entrevistador tenga todos los datos que le permitan comunicarse contigo en caso de necesidad y despídete de manera educada y amable, aun cuando la entrevista no haya sido todo lo que esperabas.

El Dato:

Un Gerente de Recursos Humanos que conozco me hizo el siguiente comentario: "Siempre recuerdo lo último que me dijo el entrevistado". Así que procura que los últimos minutos de la conversación sean un resumen sobre lo conversado en la entrevista: tu disponibilidad, entusiasmo con respecto al cargo que optas y además, tu disposición para entablar dialogo en cualquier elemento o punto que no se haya aclarado de manera suficiente. Recuerda que aunque la entrevista haya sido tensa o incluso directamente desagradable, procura mostrarte educado y culminar la experiencia de manera al menos serena.

De los errores se aprende:

Y por ese motivo, incluyo una pequeña lista de todos los errores que algunos de mis amigos cometieron durante importantes entrevistas de trabajo, para que no los cometas tu:


* Llevar parientes, amigos o hijos: Así creas que será una entrevista corta, que puede esperarte sin molestar, no lleves a nadie a una entrevista.
* Parecer desesperado: Eso incluye utilizar frases como "necesito este empleo desesperadamente", "De verdad que no se que haría si no me contratan" y cualquier otra que te haga parecer un poco demencial.
* Hablar de asuntos personales: Una vez más, una entrevista de trabajo solo está relacionada con tu desempeño laboral. Al entrevistador no le interesa tus problemas sentimentales, personales, como conductora o médicos. Tampoco le interesarán tus problemas o lo que tengas que decir sobre otras empresas donde trabajaste - y sería un terrible error las criticaras además -, de manera que limitate a lo profesional y sobre todo a una descripción práctica sobre tus habilidades y lo que aspiras recibir de la empresa.
* Mascar chicle, fumar, jugar con su cabello o acomodarse la ropa constantemente: El lenguaje corporal es importantisimo durante una entrevista de trabajo y aunque nadie dice que debas estar sentad@ rigido y mirando al frente de manera muy tensa, si es recomendable te veas cómodo y sereno. Lleva ropa que te permita moverte con tranquilidad y no pueda ocasionarte algún momento incómodo. Mi amiga S. lo aprendió de una manera muy incómoda cuando una de sus blusas favoritas - que insistió en usar a pesar que le quedaba un poco ajustada -,   se rompió de una manera muy visible a mitad de una entrevista y tuvo que aceptar llevar una chaqueta de su Entrevistador para evitar el asunto se volviera aún más engorroso.
* Leer papeles o tocar objetos que se encuentren en el escritorio del entrevistador: Puedes correr el riesgo de romper o dañar un objeto de valor sentimental para el entrevistador o simplemente parecer una persona incapaz de controlar su impulsividad. Cualquiera de ambas cosas podría arruinar la entrevista.
* Llevar algo voluminoso a la entrevista, como por ejemplo: libros, bolsas de compras o un maletín muy grande. Usar mucho perfume, maquillaje, loción para después de afeitado también es un gran NO No en lo que a entrevistas de trabajo se refiere. Y por favor, evita haber comido algo que haga tu aliento insoportable o te haga sufrir algún tipo de problema digestivo incontrolable.

¿Una lista corta? probablemente: cada entrevista de trabajo te deja una experiencia que contar y un aprendizaje que compartir ¿Quieres contarme alguno? ¡Te leo en los comentarios!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada