miércoles, 18 de febrero de 2015

Entre argumentos y pequeñas locuras: La experiencia de escribir criticando a una novela de moda.




Que “50 sombras de Grey” (libro y película) es un fenómeno comercial, nadie lo duda. No sólo se trata del dinero que ambas versiones de la historia están produciendo ahora mismo en estanquillos y taquillas, sino del considerable número de seguidores y fanáticos que la llamada “saga erótica” del nuevo milenio, disfruta. De manera que asumí que escribir un artículo criticando no sólo la novela sino su aproximación sobre la mujer, las relaciones de pareja e incluso el estilo de vida BDSM, asumí que habría algún revuelo. Quizás un par de críticas, algún que otro comentario irritado y sin duda, una que otra fanática muy ofendida. Lo que jamás esperé debo admitir, fue la defensa a ultranza, pasional y un poco eufórica, del argumento de la novela por parte de algunos lectores y lo que me parece más preocupante aún, la insistencia en que la trama de la novela no sólo refleja una “profunda concepción del amor” sino los “roles tradicionales de la mujer y el hombre”.

Suelo respetar todas las opiniones. Lo hago, a pesar de mi natural impaciencia y sobre todo, mi inclinación hacia el debate exaltado. Después de todo, escribir es una manera de enfrentarte al punto del vista del otro y crecer en consecuencia. Pero las ideas que algunos lectores incluyeron en correos, comentarios y algún que otro comentario tuitero, merecen un concienzudo análisis sobre lo que consideramos normal, lo que asumimos parte de la cultura y lo que no debería serlo. O al menos, me lo parece, de manera que por ese motivo, decidí recopilar las diez frases más desconcertantes que recibí en defensa de mis opiniones sobre el libro “50 Sombras de Grey” de la autora E.L James.

¿Y cuales serían esas opiniones? Las siguientes:

1) “Toda novela erótica despierta pasiones y críticas. La historia del libro es otra manera de ver el amor y eso hay que entenderlo y no sé porque tu no lo entiendes”.

Lo que respondí:
Sin duda, el género de la literatura erótica es esencialmente polémico. Pero en realidad, lo criticable del libro “50 Sombras de Grey” no es lo que ocurre en las escenas eróticas, sino la situación que se plantea fuera de ellas. Y es que el personaje de Christian Grey, concebido como un Héroe romántico, en realidad resume toda una serie de conductas de abuso físico y emocional preocupantes. Desde la coacción al acecho, pasando por la manipulación sexual, el personaje posee conductas que sugieren que el maltrato es parte del amor romántico y lo que es aún peor, una relación normal entre dos adultos contemporáneos. Y no lo es.

Lo que quise haber respondido:
La otra manera de ver el “intenso” amor entre Christian y Ana es darle a ella una bazuca y esperar corresponda el apasionado amor del caballero en cuestión con la misma “pasión” que lo recibe ¿No? Pero ¿A quién podría gustarle eso?

2) "Si no entiendes la cultura del Sadico (sic) no sé ni para que estás leyendo el libro o lo fuiste a leer."

Lo que respondí:
No tengo ninguna objeción moral, religiosa o de cualquier otra índole por estilos de vida o sexuales alternativos. Creo que todo lo que ocurra entre dos adultos mayores de edad siempre será válido y digno de asumirse como parte integral de la relación que comparten, bajo sus propios términos. Lo preocupante de “50 Sombras de Grey” es que justamente, no muestra una relación entre dos adultos, sino la manipulación y coacción de uno de ellos para que el otro acepte su punto de vista sobre el dolor y el placer. Más preocupante aún: el libro distorsiona el Sado hasta convertirlo en un mero paliativo psicológico para un trauma emocional infantil. Lo convierte en una especie de “venganza” emocional y física a la cual el protagonista somete a cualquiera de sus parejas para exorcizar sus propios demonios personales. En otras palabras, no se trata de una práctica sexual que busca el placer de ambos miembros de la pareja, sino permitir que uno de ellos pueda expresar su resentimiento y angustia emocional a través de ella.

Lo que quise haber respondido:
¿Entonces el “sadico” es un niñato malcriado y furioso que se desquita del mundo a latigazos por sus traumas infantiles? Ah caramba y yo convencida que eran hombres y mujeres sofisticados que expresaban su sexualidad de manera distinta. Que cosas de las que uno se entera.

3) ¿Te angustia el sexo? Es exagerado y hasta pacato que se vea la novela como si fuera ahora el límite entre el sexo salvaje y el sexo de verdad.

Lo que respondí: 
El problema del Libro y la película “50 sombras de Grey” no son las escenas de sexo ni tampoco el planteamiento sexual de la novela. Lo realmente preocupante es la manera como normaliza conductas de abuso emocional bajo el cariz “de una historia de amor apasionada”. Desde el hecho que el personaje Anastasia sea perseguida, acosada e incluso aislada por los “celos” de Christian, hasta el hecho que se conciba la relación emocional como una expresión de poder donde uno de los miembros de la pareja debe someterse al otro, hacen que la visión de la novela sobre el amor sea no sólo inquietante sino distorsionada.

Lo que quise haber respondido:
Si eso le parece sexo “salvaje” estimado, suelte el libro y salga a vivir un poco…¡Pero ya!

4) La novela sostiene valores tradicionales que son muy buenos. Ella es virgen hasta que llega a él y después se queda con él.

Lo que respondí:
La virginidad o el hecho de cómo perderla no obedece a un estereotipo, una tradición y mucho menos una postura sexual, sino a una decisión personal. El hecho que la novela muestre la virginidad como una combinación de ingenuidad, inocencia, ignorancia y sobre todo sumisión, supone que todo estilo de vida sexual alternativo, es una manera de obtener control sobre la pareja y mucho mejor, si no tiene ningún tipo de experiencia erótica previa. Una perspectiva muy limitada e incluso ofensiva contra el poder de decisión personal y sobre todo, la forma como cada uno de nosotros vive su sexualidad.

Lo que quise responder:
¿Y quién no se va a quedar con él después que la persigue, le revisa las llamadas telefónicas, compra la empresa donde trabaja, le indica a cada rato que él es su amo y señor? ¡Puro amor al estilo Grey!

5) A las mujeres nos gusta el maltrato y eso le pone picante a las relaciones. Si no lo ves en la novela es que no lo has vivido.

Lo que respondí:
Hay una considerable diferencia entre la experimentación sexual y la manipulación de la sexualidad. Toda relación sana y adulta necesita renovarse de vez en cuando y bajo los términos de la pareja. Y sobre todo, según las necesidades de ambos. Después de todo, hablamos de una interrelación entre visiones distintas sobre el placer, el sexo, la intimidad. La curiosidad sexual es un elemento de inestimable valor para mantener una relación plena y saludable. Ahora bien, el tipo de “experimentación” que plantea la novela sugiere no sólo que uno de los miembros debe hacerlo para “ser amado” — incluso aunque se sienta incómoda con la idea — y que es un requisito indispensable y obligatorio para sostener la relación.

Lo que quise haber respondido:
¿A las mujeres…? ¡Me acabo de enterar soy hombre!

6) El libro le mostró a las mujeres todo lo que se puede hacer en una cama. Las millones de ventas que ha tenido lo demuestra y eso no se puede olvidar ni desmentir. No será el mejor escrito pero es un abrebocas para toda una experiencia sexual nueva. Al menos eso se lo debes reconocer.

Lo que respondí:
En realidad, el hecho que sea uno de los pocos libros eróticos que se ha convertido de inmediato en un fenómeno de ventas editoriales, no lo hace un manual sexual. Mucho menos, que sea un Best Seller super ventas convalida el contenido o la forma como plantea y comprende la relación sexual adulta entre un hombre y una mujer. De hecho, la experiencia sexual en el libro está destinada a demostrar que el “amor” puede — y debe — admitir cualquier “sacrificio” para salvar al “amado”, y no una aventura sexual que permita asumir y disfrutar un nuevo tipo de libertad sexual. Que el libro haya mostrado su propia versión sobre el estilo de vida BDSM, no lo hace tampoco una autoridad en el tema ni mucho menos, un compendio de conocimiento con respecto al tema. Es sólo una interpretación y una bastante superficial y errónea sobre lo que es una percepción perfectamente válida sobre la sexualidad.

Lo que quise haber respondido:
O sea que, siendo así, deberías obedecer todas las admoniciones que señalan como vivir que incluye el libro más vendido de la historia: ¡La Biblia! ¡Vaya entonces a dejarse crecer su barba para no ofender a las Sagradas escrituras y apedrear a su hermana ahora mismo!

7) El libro es ficción: ¿Por qué debe importar lo que dice?

Lo que respondí:
A pesar de ser una historia ficticia, la novela “50 Sombras de Grey” se está tomando como un paradigma en cuanto a las relaciones románticas se refiere y lo que resulta más preocupante aún, la manera como el sexo puede ser percibido. El hecho que la novelas normalice y le brinde un cariz romántico a toda una serie de conductas abusivas y de coacción, demuestra que hay una interpretación preocupante sobre la interpretación del amor y las relaciones de pareja en la novela.

Lo que quise haber respondido:
Las cifras de maltrato y feminicio por conductas semejantes a las del personaje Christian Grey deben parecerte un Best Seller, entonces.

8) Sólo una “malcogida” (sic) puede criticar tanto a una novela como cincuenta sombras. Agarra tu libro y disfruta, pes!

Lo que respondí:
En realidad, creo que haber tenido una vida sexual saludable y satisfactoria, es lo que me hace criticar el planteamiento que la novela hace sobre el sexo y la experimentación sexual. Más allá de los improperios y groserías, resulta preocupante que consideremos normal el hecho que el sexo sea considerado una forma de manipulación. Además, no sólo resulta inquietante que esa percepción se interprete como romántica sino que además, sea idealizada como una expresión de plenitud sexual.

Lo que quise haber respondido:
Es hasta conmovedor que alguien que lee Cincuenta Sombras de Grey para obtener gratificación sexual, opine sobre la vida sexual ajena. De verdad.

9) Cristian (sic) es un hombre poderoso y hace todo como un hombre poderoso. ¿Por qué  criticas eso?

Lo que respondí:
El personaje de Christian Grey es un hombre poderoso, pero también es controlador, obsesivo y de la manera como la escritora lo describe, un sofisticado acosador y abusador emocional. Toda la trilogía gira alrededor de su potencia sexual y sobre todo, la manera como la utiliza para condicionar ideas sobre el maltrato que sufrió y más allá, la manera como lo asume a través de su conducta sexual. De hecho, el personaje de Christian pasa buena parte de la novela insistiendo a Anastacia que el sexo es “una herramienta” y también una forma de dominación. Eso no es una demostración de poder sino de una conducta emocional y sexual abusiva.

Lo que quise haber respondido:
Sí, olvidaba que el sueño húmedo de las mayoría de las mujeres es ser tratada como la mercancia cara por un hombre mentalmente inestable que antes de los treinta ya sabe manejar todo lo que lleve una bobina. Claro que sí.

10) “Como se nota que no conoces el amor verdadero como el de Ana y Cris”

Lo que respondí:
¿?

Lo que quise haber respondido:
¿?

¿Que aprendí luego de este extrañísimo intercambio de opiniones entre fanáticos de la franquicia literaria y ahora cinematográfica? Que aún hay mucho camino que recorrer en ese debate interminable sobre la percepción sobre las relaciones de pareja, la sexualidad y la experiencia sexual plena que aún nuestra época es incapaz de comprender a cabalidad. Una cultura adolescente que con toda seguridad, se mira así misma con la torpeza.

C’est la vie.

2 comentarios:

Victor Drax dijo...

Todo el asunto con esa peli y el libro es que el carajo está bueno.

Si en vez de ser como es, fuese un gordo negrito calvo con bigote de bellos sentimientos, sería ESE SÁDICO ASQUEROSO.

Es una excusa para ver porno con ínfulas de inteligencia, pero realmente es lo que podrías esperar de gente que no ha leído nada nunca.

Libicni Noemi Rivero Ortiz dijo...

Me resulta bastante curioso que las personas que me comentaron maravillas sobre esta película resultaron ser las que tenían mas carencias afectivas y sexuales.
Creo que de algún modo el libro o la película llegan a llenar ese vació en esas personas que al no poder satisfacer sus deseos sexuales y necesidades de afecto encuentran una salida en esta película o el libro.

Por otro lado, la vejación, el maltrato, el acoso, el abuso sexual no me parecen buenos ejemplos para la grandisima cantidad de adolescentes y jóvenes que están leyendo el libro.

Publicar un comentario