domingo, 11 de agosto de 2013

De lo femenino y otros delirios: Los mitos populares sobre la mujer.





Las mujeres odian las películas de acción. Las mujeres no son buenas en los deportes. Las mujeres conducen mal. Las mujeres son emocionales y de lágrima fácil. Las mujeres son coquetas, delicadas, frágiles y necesitan ser cuidadas y protegidas. Las mujeres son temerosas. Las mujeres...Un momento, ¿Estas sonriendo un poco inquieta mientras lees esto verdad? ¿Te estás preguntando de donde provienen todas estas afirmaciones y sentencias que más de una vez escuchaste y te repitieron?  Bienvenida ( o bienvenido ) a ese extraño mundo sobre los mitos sobre lo femenino, esa singular variedad de ideas que nuestra sociedad y cultura insiste en tomar como ciertas y que además, construyen lo que parece ser el rostro de una mujer en la que ninguna de nosotras puede reconocerse.Una mujer a mitad de camino entre lo que la sociedad asume debe ser lo femenino y la real, incapaz de resumir las infinitas variaciones de la identidad de la mujer real, la que sonríe, la que grita, la que sufre y la que sueña. En otras palabras, la mujer de carne y hueso más allá del esquema ideal.

Debo decir que este artículo nació de una pequeña anécdota que me demostró la extraña percepción sobre la mujer que se tiene a nivel cultural y que es parte de esa gran opinión un poco desigual que se tiene acerca de lo femenino: ayer, como cada domingo, bajé a comprar el periódico a la calle y lo hice descalza. Me gusta hacerlo: caminar con el pie desnudo a pesar de lo que pueda suponer hacerlo en esquina concurrida. Cuando volvía de regreso, me tropecé con uno de mis vecinos, que luego de saludarme no hizo otra cosa que mirarme los pies durante los pocos minutos de conversación que tuvimos. Me hizo gracia su expresión un poco escandalizada, como si mis pies desnudos le ofendieran por algún motivo misterioso que no pregunté. Más tarde hice el comentario en la red Social Twitter: "Uno de mis vecinos sufre diminutos colapsos nerviosos cada vez que me ve descalza. Lo peor es que me habla y me mira los pies, no a la cara" y uno de mis seguidores me respondió lo siguiente: "Yo te los vería la primera vez. Dicen mucho de una mujer".

Cuando leí el comentario, lo primero que hice, desde luego, fue mirarme los pies: ¿Que decían sobre mi? Tengo pies atléticos: practique ballet durante diez años y tengo los músculos y tendones muy marcados. Están limpios - me preocupo por mi higiene personal -, las uñas limadas y sin barniz. Mi dedo gordo derecho está ligeramente desviado por años de sostener mi peso en puntas y tengo una pequeña cicatriz en el dedo medio por una mordida de mi gato ¿Que podría deducir cualquiera al mirarlos? ¿Que soy una consumada deportista? ¿que dedico buena parte de mi vida al baile y al ejercicio? Craso error. Y me hizo sonreír recordar otro caso más demencial sobre el tema: Mi amiga K. admite publicamente que no se baña con frecuencia. Insiste en el bohemio pensamiento que no hay necesidad de hacerlo a diario y de hecho, disfruta con sus olores corporales, por escandalosos que estos sean. Pero siempre lleva una cuidada pedicura. ¿La Razón? una exigencia materna que cumple para evitarse una discusión semanal sobre el tema. De manera que aunque K. solo lava su cabello esporádicamente, no es asidua a la depilación corporal y protesta cada vez que puede contra lo que llama  la dictadura de las cremas y perfumes tiene unos pies muy pulcros que mostrar. Me hizo gracia la anécdota y pensé en cuantos otros mitos sobre las mujeres circulan a diario, cuantos se dan por cierto, cuando se insisten pueden definir a una mujer por lo que parece una formula sencilla. Así que pregunté a mi fuente de conocimiento más amplio: mis queridas seguidoras de Twitter y lo que obtuve fue una visión muy amplia sobre la feminidad, una fresca y muy renovada opinión sobre lo que la mujer desea - lo que es - y más allá, su rechazo a ser encasilladas en un esquema que pretende resumir la feminidad en una formula compresible y lo que suele ser más inquietante para muchas, sencilla.

¿Cuales son los mitos más comunes sobre las mujeres? ¿Cuales son los que se repiten con más frecuencia? ¿Cuales son los que se insisten son reales aunque no lo sean? según las chicas de mi TimeLine, los siguientes:


* Si una mujer no tiene hijos es una mujer incompleta: ( Gracias a mi amiga @Ninatiz por sugerirlo )

Un mito popular que de hecho, se insiste siempre que una mujer antepone sus personal visión sobre el tema a lo que la sociedad considera normal. Sobre todo, si estás acercándote a lo que nuestra cultura considera el límite cronológico que obliga a la mujer a asumir "su necesidad maternal" y que suele coincidir con los primera años de la treintena. Resulta cuando menos ofensivo que la opinión cultural parezca estar muy de acuerdo que toda mujer quiere definirse por su biología o al menos lo necesita, ignorando a todas las que toman rumbos muy distintos, a todas las que simplemente asumen su identidad como mujer de una mujer radicalmente distinta. ¿Donde están las que paren libros en lugar de bebés? ¿Las que no aspiran a una familia tradicional? ¿Las que asumen su sexualidad con toda libertad y sin menoscabo de su visión sobre lo femenino? Este mito - tan repetido y socorrido aún - parece sugerir que esa otra Mujer, la que no asume la maternidad como una manera de expresión, la que no se mira así misma como madre, siempre será un poco menos femenina o que la que si lo hace. Aunque no se explica el motivo, la sociedad insiste siempre que puede que la mujer debe aceptar que la maternidad es una parte inalienable de su identidad, aunque la mujer no lo desee ni se identifique con la idea y mucho menos, la asuma como sustancial.

* Debes tener hij@s o te quedarás sola ( Gracias a mis amigas @demandorespeto y @Raomely por sugerirlo )

Otro mito que insiste en utilizar la maternidad para definir a la mujer, esta vez de una manera incluso manipuladora. Esa visión que maltrata la aspiración a la maternidad para convertirla en una simple idea de conveniencia: tener un bebé como una manera de asegurar tu futuro, que deba ocupar un lugar accesorio en tu vida y definirte como individuo. Y de nuevo me hago la pregunta ¿Qué ocurre con las mujeres que no sienten una natural inclinación por la maternidad? ¿Las que deciden que no desean tener un bebé por la razón que sea? En varias ocasiones, he pensado que ese mito parece una amenaza sutil, una manera de dejar bien claro a la mujer que solo se le admite y se le tolera en la sociedad por su capacidad para engendrar. Por supuesto, esta es una visión que gradualmente ha perdido valor y sobre todo, es mucho menos frecuente de lo que solía ser, pero aún continúa allí, como un fantasma en la visión cotidiana de lo femenino. La soledad de la que no encaja en el lugar que la sociedad preparó para ella, de la que simplemente decide que no desea encajar.

* A las mujeres no nos gustan los deportes ( Gracias a mi amiga @tristesister por sugerirlo ) 

Cuando escucho algo semejante siempre pienso en tres cosas: En mi amiga E. que no solo tiene un conocimiento enciclopédico sobre baseball, fútbol y cualquier deporte que incluya una pelota, sino también en mi amiga J. que además de ser madre, esposa y buena profesional, es además una apasionada de la Vino Tinto y lo demuestra siempre que puede. No solo ha asistido a cada partido posible de la oncena durante las eliminatorias - incluyendo los internacionales - sino que para ella, la representación de fútbol de nuestro país representa lo mejor de los colores patrios. Además, esta mi amiga N., entusiasta del deporte en todas sus manifestaciones y una aventaja ciclista.  Son tantos los ejemplos que demuestran no solo el interés sino la pasión del sexo femenino por el deporte, que me pregunto si quien insiste en el particular habrá comprendido que el deporte para la mujer actual es otra manera de expresión y sobre todo de disfrutar de esa renovada visión sobre su cuerpo y el poder sobre su propia identidad.

* Si eres madre joven.. Te jodiste la vida ( Gracias a mi amiga @CarolAGMC por sugerirlo)

Este mito es la otra cara del que estigmatiza a  la mujer que no desea tener hijos o al menos no cuando la sociedad insiste que debe hacerlo. Para muchas mujeres, la maternidad temprana no solo es una opción sino es una decisión que toman con toda la responsabilidad que supone el caso. Por supuesto, la estadística sugiere que no es lo más habitual: la idea que se tiene al respecto es el elevado indice de madres adolescentes - y accidentales -  en nuestro país, pero en realidad la maternidad es una opción como cualquier otra y es perfectamente válido decidir que una edad temprana es el mejor momento para tener un bebé. Una mujer sana puede concebir a la edad de su preferencia y es bastante probable que esa responsabilidad temprana, la haga más consciente de su poder de decisión y su manera de ver el mundo. De hecho, siempre pensaré que es una opinión cultural hipócrita, esa que critica a la madre muy joven y a la que no desea ser madre. La idea parece sugerir que la costumbre se impone sobre el sentido común, la visión del mundo individual y más allá, la libre expresión del yo.

* A las mujeres no le gusta el sexo y a la que le gusta mucho, es una puta ( Gracias a mi amiga Luisa sin Twitter por sugerirlo )

¿Qué decir sobre el tema que no sea evidente? ¿Que para quienes insisten en una idea semejante la libre sexualidad es un tabú? ¿Que el sexo decente y moralmente aceptable - ¿existe eso por Dios? - no puede brindar placer a la mujer? ¿Que la mujer no puede comprenderse desde una visión puramente sexual? Afortunadamente, una visión tan restringida sobre el erotismo y lo femenino actualmente es mucho menos común de lo que solía ser y me gusta pensar que la cultura está comprendiendo - con cierta resistencia, claro - el poder de la mujer sexualmente activa.

* Las mujeres lloran mucho: ( Gracias a mi amiga Karyna "no quiero que publiques mi Twitter" por sugerirlo ) 

Supongo que hay algo de cierto en el mito: yo misma lloro muchísimo, por rabia o por cualquier emoción y no tengo ningún empacho en reconocerlo. Lo que si es conveniente aclarar es que no lloro - y creo que ninguna mujer lo hace  - por debilidad. Lloramos porque nunca se nos dijo que no podíamos hacerlo o que era una muestra de fragilidad emocional mostrar nuestras emociones. De manera que las mujeres lloramos porque las emociones son parte de nuestra visión del mundo, las incluimos y con toda facilidad en nuestra forma de crear y de asumir nuestra perspectiva sobre las cosas. De hecho, me gusta ser muy emotiva y expresiva: me hace sentir en poder de mi capacidad para comprender mi mundo emocional y construir a través de él un lenguaje propio. Por supuesto, como las emociones no son un ámbito exclusivamente femenino, también serlo o no es una opción: tengo amigas muy distantes y frías, otras muy serenas y en control. Lo que quiero decir es que cada quien asume su forma de expresar lo que siente de la mejo forma que puede y esa idea, no es solo femenina.

* Las mujeres solo ven películas románticas y no soportan las películas de acción ( gracias a Elena Sin Twitter por sugerirlo )

Quizás esa idea provenga del hecho que una mujer puede disfrutar de una película romántica con la misma tranquilidad con la que podría hacerlo de una película de acción, no lo sé, el caso es que es una idea poco menos que sin sentido. La gran mayoría de mujeres que conozco disfrutan muchísimo las películas de acción y por las mismas razones que le gustan a cualquiera: es un género cinematográfico como cualquier otro que si se sostiene sobre un buen guión y tiene una aceptable dirección, siempre resultará divertido. Personalmente, prefiero una entretenida película de acción que cuente una historia amena que un melodrama romántico sin son ni ton.

No están todos los que son por supuesto: los mitos populares sobre la mujer y la feminidad parecen ser infinitos y cada uno, más desconcertante que el otro. Quizás, la nota final a toda esta reflexión, la dio mi querida profesora de fotografía al comenta - respondiendo a mi pregunta sobre los mitos femeninos -  "no entiendo a las mujeres, no sabría decirte. En serio. Porque esa es otra visión de las cosas, la de la mujer que se mira por encima del género, de las convenciones y la historia cultural que se le achaca a lo femenino. Pero esa es otra historia, que prometo abordar pronto.

¿Conoces algún otro mito femenino que quieras compartir? ¡Nos leemos en los comentarios!

1 comentarios:

UJU dijo...

Falto uno: "Tienes que fingir que no eres tan inteligente o ningún hombre se fijará en ti, a los hombres no les gustan las mujeres inteligentes".

Creo que de todos ese es el que me ofende más, me ofende tener que ocultar mi inteligencia para gustarle a un hombre. ¿Acaso no puedo gustarle así como soy? ¿Yo si puedo aceptarlo como es pero el no puede aceptarme como soy? A veces olvido que vivo en una sociedad machista en donde se me exige que a mis 35 años ya este casada, con dos hijos y una carrera universitaria enfocada a un nivel gerencial. La verdad es que ni soy gerente, ni me he casado y mucho menos tengo hijos ni pienso tenerlos. Un hijo no me define como mujer ni me hará completa,creo que a los hijos hay que desearlos, no tenerlos porque llegaste a cierta edad y tienes que cumplir con lo que la sociedad espera de ti como mujer. A más de uno (a) chapado (a) a la antigua le dará tirria saber que estoy planeando un viaje sola a ver a mi equipo favorito de béisbol, porque resulta que soy una mujer a la que le gustan los deportes y que sabe de deportes, de paso. *Inserte hombres desmayados*

Ah y así como me gustan las películas románticas también me gustan las de acción. Las mujeres somos muchos colores, no pueden vernos solo en blanco y negro.

Publicar un comentario