viernes, 29 de marzo de 2013

Proyecto Un libro cada Viernes: Rebecca de Daphne du Maurier






Una vez escuché que Daphne Du Marier escribió el libro "Rebecca" para comprobar si realmente podía escribir una historia sin nombrar jamás a la protagonista. Y lo logró. También intentó contar una historia donde otra de las protagonistas estuviera muerta pero apareciera en cada escena. Y lo logró también. De manera que "Rebecca" no es una historia sencilla, aunque parezca serlo. Porque lo singular - lo inquietante - de esta novela no solo lo que se cuenta - que ya podría serlo por si solo -  sino la manera como la escritora supo crear un ambiente oprensivo para contar lo que parece ser un juego de espejos donde lo terrorífico se confundirse con normalidad quebradiza y por momentos asfixiante.

Y es que en "Rebecca" nada es lo que aparenta: Hay una dualidad casi desconcertante en cada elemento de la historia, en cada uno de los personajes. Desde la pareja que protagoniza lo que por momentos parece ser una típica historia de amor - y que terminan siendo blanco de una malsana obsesión - hasta el mismo trasfondo ambiguo de una historia donde nada se comprende a una primera lectura. Y es que el lector se encuentra en la disyuntiva de decidir cual es la historia que se cuenta, y quién la cuenta. ¿Es el relato de la obsesión por la memoria de Rebecca? ¿Es la visión de esa inquietante ama de Llaves que intenta mantener vivo su recuerdo de una manera casi retorcida? ¿Es el miedo de anónima narradora, atrapada en una circunstancia que le supera, que apenas comprende y no puede controlar? Las tres visiones parecen confundirse por momentos, para crear algo más y quizás, convertir al lector en parte de la narración  en otro personaje anónimo dentro del inquietante mundo de sombras y confusión creado por la autora.



Tal vez por todo lo anterior, "Rebecca" fue un libro innovador para su época: con su prosa elegante y precisa, mezcla lo intimista, el drama psicológico, la acción y la intriga para crear una atmósfera abrumadora, por momentos aterrorizante. Porque el triunfo de "Rebecca" - como novela y como ejercicio creativo -, reside justamente en que es indefinible, una serie de hilos narrativos cuidadosamente ordenados para contar una historia que se diluye por momentos en la perspectiva de sus personajes para luego, encontrar la manera  de construir su propia atmosfera.  Muy probablemente por ese motivo, Alfred Hitchcock decidió llevarla al cine en una película tan intrigante como su gemelo literario. Brillante, metódica pero sobre todo, brillante en su manera de recrear el clima malsano y desconcertante de la novela, el director comprendió que el mayor secreto de "Rebecca" no es el que se esconde en las habitaciones cerradas de la enorme Mansión misteriosa, si no en ese fino hilo que une la historia entre sí para crear algo por completo inesperado.



¿Donde puedes comprar la novela en Caracas?

Lamentablemente, no he visto el libro en ninguna librería desde hace unos seis años.

Como siempre, si deseas leer la novela en formato digital, déjame tu correo electrónico en los comentarios y te la envío!

3 comentarios:

Patty La Godiva dijo...

Hola,
Luego de leer la reseña que has escrito me encantaría tenerlo. Envíalo a pattylagodiva@gmail.com.
¡Gracias miles!

@salteveneno dijo...

Me gustaria leerla, Aglaia. Agradeceria me la enviaras a salte.veneno@gmail.com

Besos.

Paula Álvarez dijo...

Me gustaria leerlo, me lo envias porfavor.
paula_90a@hotmail.com

Publicar un comentario