viernes, 21 de septiembre de 2012

En el día de la fotografía: #SoyFotografo: Una manera de crear a diario.







Hay un momento mágico que resulta casi inolvidable: levantas la cámara, miras por el visor. El mundo cambia. Las manos te tiemblan un poco. Y decides. Tomas la decisión de captar un instante, de crear con el algo más, de soñar y capturarlo para siempre. Continuas de pie, aguardando, el corazón latiendo muy rápido. Y entonces, ocurre el click. Un sonido que llena el mundo, tu mundo, que define, que enaltece, que le otorga sentido a lo que hasta entonces no tenía.

Nace una imagen. Nace una voz. La tuya. Nace un mundo.

Y es que ser fotógrafo es un oficio de todos los días, de un renacimiento continuo. Nadie te dice que lo eres,  nadie tiene que hacerlo. Ni tu mismo lo sabes. Solo sabes que necesitas atrapar el tiempo una, cien veces, solo sientes que debes perseguir las imágenes, traerlas a tu mente, coleccionarlas, cazarlas con la habilidad de quien persigue un sueño. Sabes que lo necesitas y aunque no sepas porque, lo haces. La cámara es el refugio, el cómplice, la voz de tu conciencia, la manera de hablar, la risa contenida, la lágrima secreta. Y la imagen es la historia que se cuenta, la privada, la personal, la que habita en la mente, la que le da sentido y sustancia a lo que necesitas decir, a lo que creas. Entre ambas cosas, esta el deseo, irrevocable, irresistible, de encontrar una manera de crear, un lenguaje que  expresar, una historia que contar. Porque son historias ¿No es así? La tuya y la mía, la de la calle que eternizas, la del cielo tan azul, la montaña silenciosa, el grito de angustia, el rostro esquivo entre velos, la sonrisa, la mirada, y el amor. Y son tantas, tan interminables, tan infinitas, tan duras, tan hermosas, que a veces tienes la sensación que nunca será suficiente todas las fotografías para hablar de cada una de ellas, para traerlas a ese mundo de lo eterno, de lo que vive en sombras y luz. El recuerdo que se eterniza, la pasión que nace, el deseo que se crea.

Por eso, sigues fotografiando. Lo haces con más ímpetu, sin cesar. Fotografías en la búsqueda, respondiéndote tus propias preguntas, avanzando hacia ese lugar de ti mismo tan profundo y personal que resulta doloroso. Fotografías por placer, por deseo, por rabia, por infinita desesperación, por insoportable pasión, buscando la belleza, sanandote, creándote a diario. Porque lo deseas. Y que deseo tan fuerte es ese! Nunca más será igual un paisaje, un rostro, un rayo de sol, el perfil de una sombra cuando decides robarlo a lo cotidiano y conservarlo! Porque fotografías para conferir importancia, como diría Sontag, o tal vez para contar un secreto de un secreto, como dirían Arbus, pero al final de todo, la fotografía es una necesidad. Siempre insatisfecha, siempre ha medio construir, siempre creciendo, abriéndose en todas direcciones a través de lo que te rodea, del mundo que palpita radiante a tu alrededor, que cambia, que habla, que guarda silencio, que parece caerse a trozos. Porque la fotografía se crea así misma, es un aprendizaje inacabado, interminable, un camino que nunca termina de construirse al completo. Y es tan extraordinario que sea así! que cada día haya algo nuevo que descubrir, que soñar, que esperar detrás del lente de la cámara. Una manera de hablar en imágenes que nunca termina, una creación del día a día, de comprender el poder de esta vocación que es pasión, que es furia, que es belleza, que es soñar, que es agradecer.

Que es amar.

Y mientras exista un fotógrafo que pueda sonreír después del click, que cierre los ojos y tome una bocanada de aire de satisfacción al mirar la imagen, que se arrodille para captar el último instante de la tarde o levante la cámara para captar el primer rayo luz del día, la fotografía será siempre niña, siempre una nueva palabra que decir, un nuevo sueño que llevar a cabo. En imágenes, en fe y sobre todo, en pasión.

C'est la vie.

1 comentarios:

@LicoaDTP dijo...

Feliz Día del Fotógrafo, espero nunca paren los click. Y gracias por capturar el mundo y por compartirlo, por crear y por inspirar a otros a estudiar y a estudiar. Siempre he querido (espero empezar pronto) estudiar fotografía y desde que te sigo, y te leo, estoy mucho mas segura de eso, tu talento y tu preocupación no solo por tomar fotos sino pero estudiar y defender la fotografía como arte, por transmitir un mensaje, por hacer de la fotografía mas que una forma de expresión una forma de vida son realmente inspiradores. No pierdas la magia nunca... Feliz Día

Publicar un comentario