lunes, 26 de diciembre de 2011

Proyecto 52 Libros, Un libro a la Semana. Otra manera de ver mis obsesiones.







El primero de enero de este año, comencé el que sería un proyecto personal que en un principio, pensé resultaría sencillo: leer 52 libros, a saber uno por semana. En un primer momento, la idea me pareció sencilla y de hecho, la tomé como una revisión de mis autores y novelas favoritas. No obstante, pronto me pareció que si de relecturas se trataba, el reto no requeriría mayor esfuerzo, de manera que decidí restringir las lecturas familiares - y más queridas - a lo mínimo y dedicarme a leer libros que me sorprendieran, nunca hubiese revisado por iniciativa propia o más aun, cualquier tipo de lectura que me resultara novedosa e incluso desconcertante en el ámbito literario en que estaba acostumbrada a moverme. De manera que con esa premisa, me dediqué durante un año entero a leer un libro por semana ( sin contar algunas obsesiones personales y mucho de mi vicio perenne de leer mis favoritos de vez en cuando ), y este fue el resultado:


Enero:

* El ciclo comenzó con "La Elegancia del Erizo"  de  Muriel Barbery,  un libro que rondaba  por mi casa desde hacia unos tres años y que nunca me había decidido a leer. Tenía criticas mixtas, de manera que siempre lo tuve bien guardado en el cajón de las lecturas aplazadas. Pero siendo que el reto era leer libros que normalmente no despertaran mi interés, decidí comenzar mi proyecto justamente con él. Y me llevé una gran sorpresa: lejos de la cursileria y los comentarios que acusaban a la trama de facilona y lenta, encontré una historia hermosa y profunda que me desconcertó y sobre todo, me conmovió. Un gran comienzo para un proyecto que al parecer comenzaba con buen pie.

* Encontré el libro "El canto del Ángel" de Richard Harvell en uno de mis frecuentes recorrido por red de librerias en busca de alguna cosa de mediana interés y con mucha ingenuidad, me dejé llevar por una temática que siempre me ha fascinado: la historia de los castratis. Pero el libro resultó aburrido y sin mayor chiste y aun peor, una historia de amor llena de clichés que arruinó el poco interés histórico que podría tener la historia. Con todo, lo terminé y debo decir que a pensar de todo, conservé algunos conocimientos musicales que el libro me obsequió con cierta reticencia.

* Y en mi busqueda de temáticas que nunca leería ni bajo amenaza de muerte, compré  "Bajo la garra de piedra" de Theresa Crater, que según la critica, era una especie de nuevo Código Da Vinci, pero con algunos giros aun más profundamente misticos. Por supuesto, la historia no tenía la menor relación con las entretenidas narraciones de Dan Brown: una trama extravagante y carente de lógica, que sin embargo, me obligué a completar por puro orgullo herido.

* Nunca me han agradado mucho las continuaciones de las novelas ( la mayoría injustifidas ) por lo que compré  "Un Mundo Sin fín" de Ken Follet con cierto sobresalto. Me había gustado muchísimo "Los Pilares de la Tierra" y me preocupaba mucho el autor  pudiera emborronar el buen recuerdo que tenía de la primera historia. No obstante, la novela resultó muy hermosa y con la misma capacidad de evocación de su antecesora.

Febrero:

* Releeí "Carta a un niño que Nunca nació" de Oriana Fallaci, porque estaba convencida que la primera lectura me había impresionado tanto porque la primera vez que lo hice, era una niña que apenas comprendía la trama. De manera que volví a leerla y no solo me encantó de nuevo, sino que me intrigó el poder de evocación de la historia y esa sensibilidad dolorosa que la autora le imprime al texto.

* Encontré La corrupción de un ángel Yukio Mishima en una de mis cajas de libros de la Universidad: lo había comprado para un taller de literatura que finalmente no llevé a cabo y lo guardé, un poco decepcionada por el ambiente general de la primera novela que había leido del autor: Caballos desbocados. Pero cuando comencé a tránsitar de nuevo el Universo de Mishima, me encontré subyugada por el poder de su Prosa, la belleza de su capacidad para recrear perfectos momentos y su dulzura.

* Sin dudarlo, leí otro libro de Mishima "El templo del alba", que reafirmó mi impresión de la semana anterior: me estaba perdiendo de un escritor magnifico.

* Y por supuesto, culminé el mes con otra novela del Escritor Japonés "Nieve de primavera", que me encantó tanto o más que las anteriores. De manera que incluí a Mishima en mi grupo  de autores predilectos. Una sorpresa que empezaba a dotar de fuerza y significado mi pequeño proyecto personal.

Marzo:

* Conocí a Haruki Murakami a través de las recomendaciones de varios amigos decididamente entusiastas del escritor Japonés: y como me suele ocurrir con frecuencia, ese enorme entusiasmo me produjo desconfianza. De manera que decidí dedicar marzo a leer a este intrigante escritor, que parecia ser una especie de objeto de Culto de cierta cultura reaccionaría. Comencé con "La Caza del Carnero Salvaje" y debo decir que fue una lectura que me sacudió, no solo por su extraordinaria belleza, sino su profunda capacidad para crear todo un mundo nuevo de palabras. Ni que decir tiene que casi de inmediato, sentí el mismo entusiasmo que su gran grupo de fanáticos siente por el gran escritor.

* Debo decir que la segunda semana de Marzo, leí no solo uno sino tres libros de Murakami: El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas, Tokio Blues y Crónica del pájaro que da cuerda al mundo. No solamente fui incapaz de dejar leer las magnificas novelas, sino que además, sentí que nunca tenía suficiente de aquella prosa depurada, elegante, tan dura como bella, tan profunda como enajenada.

* Y seguí con Murakami, esta vez leí el que sin duda es mi libro favorito de los suyos: Kafka en La Orilla. Lloré, reí, sentí un amor enorme por sus extraños personajes, la profunda hermosura de una historia surreal y poderosa que me conmovió en lo más profundo. Un libro que incluí de nuevo, entre mis favoritos personales.

* La última semana de marzo también llevó el Nombre del escritor Japones, esta vez Con su extraordinaria novela 1Q84 ( parte 1 y II ). Una obra que no solo resume lo mejor de que es la prosa de Murakami, sino también, la capacidad de escritor para crear mundos propios. Cautivadora,

Abril:

* Escogí  Comer, rezar, amar de  Elizabeth Gilbert a drede: detesto las novelas con enseñanzas y metáforas de autoayuda, de manera que compré el libro con la seguridad que, a no tardar, me aburriría terriblemente. No lo hizo, pero tampoco me encantó. Puntaje neutro para la novela cuya versión cinematográfica tuvo cierta recupersión debido sobre todo, a la actuación de Julia Roberts en ella.

* Para la segunda semana de abril decidí comenzar a leer la Saga "Canción de Hielo y fuego" de George R. R. Martin. Obviamente, mi interés llegó por la serie "Games of Thrones" de la cadena HBO, y creo que precisamente, fue eso lo que impulsó a leer de corrido la historia: haber visto la versión cinematografica con anterioridad. Nunca lo hago y pensé que sería una experiencia nueva. Y lo fue: conocer el rostro de los personajes hizo que perdiera un poco el encanto de leer y crear un mundo en mi imaginación.

* Escuché el rumor que la novela "The Help" de Kathryn Stockett sería llevada al cine, de manera que la leí, para continuar con la linea de novelas con versiones cinematograficas durante el mes de abril. Me gustó muchisimo, aunque me predispuso hacia la pelicula: temía que volvieran una gran historia en alguna trama adulcorada propia de Hollywood. Me equivoqué a medias: la pelicula no es tan estupenda como el libro, pero en lo esencial mantiene la historia.

* Y para culminar Abril y el mes de los libros con adaptaciones cinematográficas, leí "El Demonio Viste de Prada" de Lauren Weisberger. El libro no me encantó gran cosa, la pelicula tampoco. A otra cosa Mariposa.

Mayo:

* Decidí que Mayo sería el día de ese subgénero tan en boga como es la épica juvenil y el romance sobrenatural. Pero no quise aburrirme en exceso, así que escogí a una autora de las que habìa leído algunas cosas interesantes y otras no tanto: Laura Gallego. Para comenzar el mes comencé a leer "Dos Velas para el diablo" Y me sorprendió no solo la solidez argumental de la novela sino lo entrañable de los personajes. No obstante que la historia pierde fuelle en alguna parte del desenlance, continuo gustandome mucho y lo leí con muchisimo gusto hasta el final.

* Continué con la autora y leí "Alas de Fuego" : una historia con tintes épicos pero sin la frescura y el buen hacer de "Dos velas para el diablo". Trama común y algun otro giro interesante pero sin mayor trascendencia.

* Para la tercera semana leí entonces la continuación de "Alas de fuego" titulada con cierta torpeza "Alas Negras". Una historia con mayor interés y acción que la primera, pero con los mismo problemas de ritmo de su antecesora. Con todo, fue una lectura entretenida y que terminé sin mayor esfuerzo.

* Y finalicé Abril leyendo "La Hija de la Noche", la aproximación de la escritora al tema del vampirismo. Trama común y plana y un final forzado. Por completo olvidable.

Junio:

* Y empezó la tanda de libros de Terror: decidí comenzar con uno que había comprado hacia un tiempo pero que daba vueltas por toda mi casa sin que me decidiera a leerlo: Cuernos, de Joe Hill. Como hijo de Stephen King, esperaba se tratara de una narración muy similar a la de su padre. Y lo fue, pero realmente planteada de una manera tan inteligente que la novela terminó agradandome a pesar de sus pequeños traspies y falta de interés en algunos capitulos.

* Seguí leyendo a estos pequeños herederos del terror, esta vez con " La densidad de las Almas" de Christopher Rice, hijo de ( sí, lo adivinaron ) Anne Rice. No sé que esperaba encontrar, pero por supuesto no era una novela sobría, insipida y tan tediosa que varias veces detuve la lectura y solo la terminé por mero cansacio.

* En la Tercera semana, y para quitarme el mal sabor de boca de la anterior, leí Relatos de Hp Lovecraft: Una interesantisima colección de relatos de Lovecraft, que sin embargo nunca fueron firmados por él, debido a que actuo como corrector o en el peor de los casos, escritor anónimo en nombre de terceros más jovenes. Una rara mezcla del estilo de Lovecraft con otros autores mucho menos profundos y delirantes. Un gran libro que de inmediato incluí entre mis favoritos.

* Y para terminar el mes del terror, leí lo que sería la gran decepción del año quizá: La hora del Angel de Anne Rice, que forma parte de la nueva trilogía dedicada a los ángeles. No solo se aprecia la lamentable caída en el desastre de la autora luego de su reciente conversión al Cristianismo - y posterior abandono - sino además la historia carece de cualquier aliciente. Terminé de leerla por puro esfuerzo y olvidé la trama casi de inmediato.

Julio:

* Amo por Por el camino de Swann de Marcel Proust, pero el resto de sus libros siempre han sido un reto para mi: tal vez se trate a que su prosa termina agotandome un poco o que cuando me dediqué a leerlo, era tan niña que no aprecié su verdadero valor. De manera que decidí durante el mes de Julio darle una nueva oportunidad a su mundo exquisito y delicado.  Comencé leyendo "A la sombra de las muchachas en flor" y me encontré con una agradable sorpresa: no solo me encantó la historia sino que disfruté muchisimo la manera que el escritor es capaz de crear pequeñas escenas perfectas en pocas palabras.

* Seguí con El mundo de Guermantes I y II y debo decir que me encontré tan conmovida y asombrada, que me reproché un poco haber olvidado al escritor durante tanto tiempo. La lectura se me hizo un tanto larga por el mismo hecho que la historia esta dividida en dos volumenes, pero igualmente lo leí con gran gusto.

* Para la mitad del mes ya estaba lo suficientemente embelesada con Proust como para leer Sodoma y Gomorra I y II. Una gran historia, punzante y muy bien construida, que reafirmó mi opinión sobre el gran legado del autor,

* Y para finalizar el mes, leí "La prisionera". Cuando cerré el libro, tuve la sensación de haberme reencontrado con la belleza efímera de los mundos de Proust, y sobre todo, lograr comprenderlos mucho mejor que cuando los leí por primera vez. Misión cumplida.

Agosto:

* Decidí que agosto sería de lectura ligera, y escogì a un escritor tan raro como encantador: Mathias Maltziu. Comencé por su "Mecanica del Corazón" y aunque creí que la historia excesivamente romántica podría aburrirme, terminé leyendola con un enorme gusto y llorando entre páginas. Todo un descubrimiento.

* Por supuesto, y para no perder el ritmo, Leí "La alargada sombra del amor". De nuevo Maltziu consiguió sacarme algunas lagrimas y alguna que otra sonrisa. Y por supuesto, una gran sensación de inocencia y ternura que asocio al romanticismo extremo del autor.

* Seguí con lectura ligera y escogí a "La Chica con Pies de Cristal" de  Ali Shaw para seguir el mes. Una historia encantadora, exquisita y si, muy cursi. Pero la leí con gusto y creo que lo volveré a hacer.

* Y para finalizar el mes leí   En nombre del amor deNicholas Sparks, Dramatica, cliché y muy empalagosa pero como me divertí leyendome. Incluso las escenas más gazmoñas me parecieron entretenidas y lo culminé pensando que para una noche de insomnio, nada mejor que una trama sosa pero bien contada.

Septiembre:

* Decidí que septiembre traería un poco de Vampiros, aunque no mis amados clásicos, sino alguna de esas revisiones del género tan tediosas como inevitables. Escogí entonces "Diarios de Vampiros" saga de LJ Smith. Comencé  con "Despertar" donde se cuenta el inicio de la Historia de los Hermanos Salvattore y el motivo de su condenación eterna. Entretenida pero tan parecida a una novela cliché latina, que terminé riendome a carcajadas al cerrar el primer libro.

* Seguí por supuesto, con la continuación de la trilogía: Conflicto. La prosa mejora, la historia continua siendo igual de risible. La terminé sin mucho esfuerzo.

* Y casi a regañadientes, seguí con la culminación de la serie de libros: Furia. Una historia forzada, carente de alicientes y que no resuelve realmente los giros argumentales que la serie sugiere. Estuve a punto de echar a la basura la serie entera.

* Decidí culminar el mes leyendo una obra menor de la sosa Reina del Vampirismo actual Stephanie Meyer: La segunda vida de Bree Tanner. Tediosa e insoportablemente cursi como cualquiera de las obras de la escritora, carece además de todo interés para el lector que intenta comprender el mundo creado por Meyer para sus criaturas. Tan descartable que creo que olvidé el libro en alguna cafetería...y no precisamente de manera involuntaria.

Octubre:

* Octubre sería el mes del libro Venezolano, de manera que comencé con el clásico aburrido: "Sangre en el Diván" de la periodista Ibeyise Pacheco. Lo había leído antes, pero lo releeí intentando ser más objetiva que en la anterior ocasión y tratando de comprender la trama de la manera como la escritora intentó plantearla. No lo logré y solo logré confirmar mi opinión que Pacheco no logró encontrar una manera coherente de contar la historia que se proponía.

* Seguí con un libro que tenía en la biblioteca desde mis tiempos de la Universidad, pero que no había leído con bastante detenimiento.  Nuevas tendencias teatral, la performance de Javier Vidal. Y que gran y maravillosa sorpresa resultó este sucinta pero brillante visión de la forma de arte venezolana. Lo adoré y probablemente vuelva a leerlo un par de veces más antes que acabe el año,

* Y el mes continuo con una genial rareza que se ha convertido en uno de mis libros favoritos "La pasión criolla por el fashion" de Antonio de Abreu Xavier. Una rara y brillante aproximación a la forma de construir cultura del venezolano, quienes somos y como nos concebimos. Una gran obra que me sorprendió por su pulcritud e interesante planteamiento.

* Culminé el mes leyendo un libro extraordinario "El Fabricante de Peinetas" de Inés Quintero, una historia interesantisima contada de una manera brillante. Realmente un libro que vale la pena leer y que me demostró que el mundo editorial Venezolano tiene toda la capacidad de sorprendernos con creaciones de gran calidad.

Noviembre:

* En noviembre llegó un libro que esperé mucho durante sus buenos tres años: "El Prisionero del Cielo", el tercer libro de la tetralogía del escritor Barcelonés Carlos Ruiz Zafón, que comenzó hace casi una década con "La Sombra del Viento". Lo leí casi con lágrimas en los ojos de emoción y me llevé una enorme decepción: el libro no solo carece de la belleza del libro original, sino que de alguna forma,  convierte la bellisima y profunda historia del primer libro, en algo menos que una trama de folletin. Habrá que esperar medio lustro quizá para leer la conclusión y quizá resarcir un poco al escritor.

* Y seguí con nuevos libros de escritores muy queridos: Esta vez con "Metafomorfosis en el Cielo" de Mathias Maltziu. En esta ocasión, la espera valió la pena: la novela, otra rareza argumental a los que nos tiene acostumbrado su autor, no solo me llenó de profunda meláncolia, sino que consiguió - otra vez -, emocionarme hasta las lágrimas.

* En la tercera semana de noviembre leí "Full Dark, No Stars" de Stephen King, aun sin versión Castellana y me emocionó encontrar que el escritor continua en tan buena forma como siempre ( sí, puristas, amo a Stephen King ). La novela, interesante, dura y extravagante, no solo recupera los mitos de escritor, sino que les ofrece una nueva dimensión.

* Y para culminar el mes, leí un Libro que durante casi dos años había evitado comenzar a hojear "El Simbolo Perdido" de Dan Brown. Con criticas lapidarias y ventas modestas, el libro quedó relegado a una obra menor del autor, aunque Robert Landon continua siendo el héroe de aventuras misticas y trepidantes. Y sí, resultó ser una novela olvidable, tediosa y que realmente carece de esa emoción casi infantil que logra despertar las anteriores obras del autor.

Diciembre:

* Decidí que sería el mes que leería solo libros que me obsequiaran: asi que comencé con Sin límites del autor Alan Glynn, obsequiado por mi amiga Sara de México. Una historia interesante, con algunos altibajos y tan predecible como su gemelo cinematográfico. Aun así, la disfruté y no me dejó un especial malestar terminarla.

* En la segunda semana de diciembre, leí la  Biografía de Steve Jobs escrita por el autor Walter Isaacson, obsequio de mi papá. Al contrario de lo que pueda suponerse, es un libro interesante incluso para el que no sea fanático de la cultura de la manzanita. Me agradó muchisimo en general y de hecho, me parece la mejor forma de despedir al Gran genio del Marketing de nuestro siglo: con un gran y ameno éxito de ventas.

* Casi finalizando este proyecto, leí El emblema del traidor de Juan Gómez Jurado, libro que me obsequió mi amigo Oscar. Una historia interesante pero escrita de una manera tan poco coherente, que termina derrumbándose sin remedio en el desenlace. No obstante, en general la historia resulta entretenida y puede leerse hasta el final sin grandes sobresaltos.

* Y el último libro de este proyecto, es una releectura, el que fue mi libro del año: Kafka en la Orilla de Haruki Murakami. Sin duda, una delicia culminar un año de lecturas tan variadas con la historia que realmente, me brindó una nueva perspectiva de muchas ideas que creí inevitables en mi mente.

Un proyecto que terminó convirtiéndose en una gran vuelta de tuerca sobre mi visión sobre la lectura: ¿Que es leer sino replantearse ideas antiguas? ¿Y que mejor que ese descubrimiento te sorprenda incluso sobre ti mismo? Otra manera de crear.  Un aprendizaje sencillo, tal vez pero que a mí me permitió encontrar una nueva perspectiva en una parte muy antigua de mi misma.

C'la vie.








8 comentarios:

MariaJuliana Castro dijo...

Excelente Proyecto, te felicito!

Rei dijo...

Realmente lograste algo muy grande, de hecho, haber leído ésto me ha servido de inspiración y creo que voy a emprender un proyecto similar para el año que viene.
No puedo creer que leíste 6 libros de Murakami en 1 mes, increíble. Yo he leído 8 libros de este autor en un período aproximado de 2 años, asi que no puedo sino estar realmente sorprendido por la hazaña realizada :)
Los 2 mejores libros que he leído en mi vida son, precisamente, de Haruki Murakami: "De qué hablo cuando hablo de correr" y "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo". Me alegra mucho saber que una Venezolana conoce la obra de éste autor, me hace sentir que no estoy tan solo (en este país) en cuanto a la pasión que siento por la literatura japonesa (en especial, por los libros de Haruki Murakami).
Por último, me gustaría que me dieras algún consejo acerca de cómo leer con tanta eficiencia y eficacia.
GRACIAS

Karla Pravia Álvarez dijo...

Gracias a esto acabo de hacer una lista de libros por leer, obviamente aquellos con buenas críticas de tu parte. Gracias, mil gracias por este aporte.

Miss B dijo...

Gracias Julie por leer y comentar!! Un besote, feliz año para ti!

Miss B dijo...

Hola Rei!

Realmente, leer muy rapido y de manera eficiente, como dices, tiene mucha relación en que tan motivado estés: en mi caso, amo leer. Es mi vicio / pasatiempo / pasión desde muy niña y me acostumbré a cierto ritmo: leo por horas enteras y además, como sufro de insomnio, casi todas mis horas en vigilia las dedico a la lectura. Podríamos decir entonces que ese es mi secreto :)

Sobre Murakami, si, fue uno de mis grandes descubrimientos de este año y realmente adoro no solo su prosa, sino sus mundos y su manera de recrearlos: hace poco menos de un mes completé mi colección con sus libros y leí su obra entera finalmente. No formaba parte ya del Proyecto 52 libros, pero igualmente fue para mi una sensación de profunda fascinación, encontrar en la obra del gran autor, esa capacidad para evocación que en muchos casos, se ha perdido en la literatura.

Gracias Rei, por leer y comentar!

Miss B dijo...

Que gusto leer eso Karla! Gracias por leer y comentar!

nadia.contreras dijo...

Muy buen proyecto. Inspirador. Gracias.

Miss B dijo...

Gracias Nadia por leer y comentar!

Publicar un comentario