jueves, 4 de agosto de 2011

Porque casi nunca doy criticas fotográficas.




Me ocurre con frecuencia: amigos y conocidos me piden, ya sea por accesabilidad o simple compartir opiniones, una critica sobre una imagen en particular. La mayoría de las veces, me niego a hacerlo con toda la amabilidad posible y en las contadas ocasiones que las hago, intento que sean constructivas, aplicando lo que he aprendido sobre que decir y que no decir a la hora de expresar nuestro criterio fotográfico. Ahora bien, como dije, casi nunca lo hago y estas son mis razones:

1) Criticar y opinar son dos ideas por completo distintas: Como yo lo entiendo, criticar te permite mejorar una fotografía a nivel técnico y quizá de manera conceptual, aunque esto último no suele ser lo más habitual. Con todo, criticar implica comentar sobre ideas netamente técnicas que puedan permitir al fotografo mejorar visualmente su trabajo. Ahora bien, una opinión entra en un ámbito más difuso y probablemente bastante reñido con lo subjetivo y lo conceptual de la idea visual. De manera que cada vez que veo una fotografia me pregunto si fue la intención del autor crear el ambiente que probablemente no sea del todo de mi agrado, pero forma parte de la idea concreta que el fotografo deseaba expresar. Y haciendo ese cuestionamiento, casi siempre termino desistiendo de criticar.

Lección aprendida? Jamás criticaré la fotografia de alguien más, explicandole como lo haría yo. Es su fotografía, no la mia. 

2) Criticar es un arte: Tu critica técnica puede ser del todo acertada, pero si la manera en que la realizas es más agresiva que constructiva, jamás lograrás un buen feedback. De manera que para realizar una critica fotografica siempre procuro hacerlo - como lo aprendí en el Blog de Fotografos de Venezuela - destacando los puntos positivos y después explicando cuales son mi punto de vista sobre sus decisiones técnicas. E incluso, luego de redactar lo que deseo decir, me pregunto si el fotografo deseará escucharlo o tendrá algun beneficio el hecho que le realice la critica. La mayoría de las veces - para bien o para mal - termino no haciendolo.

Lección aprendida? Critica con educación, amabilidad, sencillez y sabiendo que es un dialogo fructifero, no una imposición de ideas.

3) Si finalmente, decidiste realizar una critica completa sobre una fotografia, asegurate que los conceptos que emitirás son correctos y pueden resultar valiosos para el fotografo. Me refiero en concreto,  a que intenta que tu critica tenga elementos de valor y que realmente permita al fotografo mejorar su trabajo. Si tu objección se refiere a una regla compositiva, explicale porque podria mejorar la imagen respetarla o al menos, cumplirla a medias. Si es sobre color, correspondencias, revelado, siempre insiste en que la intención del autor es primordial sobre cualquier idea concreta. Es importante, que la critica tenga un sentido concreto y que se dirija hacia un punto en particular. No digo con esto que no puedas criticar varias puntos a la vez, sino que hazlo de manera inteligente, organizada y sencilla.

Lección aprendida? Las criticas son beneficiosas si son expresadas de maneras comprensibles. La idea es ayudar, no confudir al autor de la imagen.

4) Y si finalmente lo harás, hazlo de manera directa: Fue una lección que aprendí con el tiempo, criticar implica que señalarás un error dentro la imagen de alguien más y eso nunca es cómodo. El autor de una fotografía puede ser alguien que te agrade e incluso un buen amigo, pero recuerda que basicamente, emites ideas criticas sobre su personal visión de una imagen. La mejor manera de hacerlo es, por tanto criticarlo de manera directa. No grosera o agresiva, sino refiriendote con toda claridad al error que parece digno de mención. Intenta en lo posible dejar claro que no emites un juicio de valor sino que ante todo, respetas la visión de su autor sobre la imagen. Una idea tan importante como facilmente olvidable.

Lección aprendida? es mejor criticar con educación pero de manera concreta, que intentar ser amable y que la critica se preste a segundas interpretaciones. Y como lo dije, lo aprendí por la experiencia.

¿Te parece que tomo demasiadas precauciones al momento de criticar? Muy probablemente, pero como me he beneficiado en numerosas ocasiones por la critica constructiva que se le ha realizado a mis imagenes, conozco el valor de una buena idea expresada de la manera correcta. La critica es una valiosa manera de aprender, pero sobre todo, es un fino arte que lleva un cierto tiempo comprender.


3 comentarios:

Bea dijo...

Ahora con más razón quiero que me crtiques =D y es en serio!

Miss B dijo...

jajajajajaa tan bella! Un besote mi Bea!

karlap dijo...

siempre he pensado que el amor/odio hacia el arte (en todas sus expresiones) es lo más subjetivo que puede existir, y que realmente no se puede criticar objetivamente algo que nace del corazón y la mente de otra persona; por ejemplo, no me gusta para nada las obras de Frida Kahlo y podría jurar que el resto del mundo la ama...
Te felicito, realmente veo mucha sinceridad en este post..

Publicar un comentario