viernes, 26 de junio de 2009

Usted ve...


Pero no observa.

Sir Arthur Conan Doyle, en los labios de mi adorado Sherlock Holmes.

Se apagan las luces en el teatro de mi memoria, en medio de un silencio impregnado de intrigante y radiante insatisfacción.

1 comentarios:

TEPILTZINYUPANKI dijo...

He pensado muchas veces que el sentido de la visión se conjuga muy bien con el aleteo de las mariposas, cada objeto en el que se detiene es roce, intercambio, instantánea que produce la magia de la concreción, vida en diferentes estados seduciendo a tal punto que nos llena de placer.
Es el fuego de la vida en las formas, en su azar la comprensión se evapora dando paso a una existencia donde la psiquis como vehículo de expresión deja el corazón casi en anhelo… sometido, detenido por ese fantasma que nos sigue y amamanta en nuestro rincón de sentimientos guardados.

Usted ve…
Más no observa…

Y en el romance la palabra desliza manto de ternura, lo ideal expuesto sin el sufrimiento, sin la descripción de esta levedad que suspende lo humano dejándole perplejo frente a la impresión subyacente en el corazón de quien esgrime una razón,
Tu erotismo, desplante y bondades cual ídolos acompañan el rastro que tu sombra tras el lente utiliza y seduce.
Y como maestro en cúmulo de las sensaciones observo tu gracia

Mis bendiciones, eres una gran artista

Maht

Publicar un comentario